Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Nunca es tarde para reevaluar tus necesidades cloud

  • Estrategias

cloud provider

Ya sea por insatisfacción con tu proveedor o porque las soluciones cloud no responden a tus requerimientos, siempre estás a tiempo de reevaluar tus necesidades de cloud privada, pública o híbrida. En el siguiente artículo te damos las claves para que tomes una decisión informada.

¿Estás insatisfecho con tu actual proveedor de servicios cloud? Si es así, no estás solo, ya que un reciente estudio de AMI Partners indica que el 52% de las pequeñas empresas y el 46% de las empresas medianas no están satisfechas con sus proveedores cloud, un sentimiento que empuja a cada vez más pymes a reevaluar sus necesidades cloud. Antes de lanzarte a ello, es importante entender las opciones de nube disponibles para tu negocio, a fin de que puedas elegir una solución que satisfaga tus necesidades exactas. Como señala un artículo de The Pulse of IT, al iniciar el proceso de reevaluación, debes asegurarte de entender en qué consisten realmente los servicios cloud públicos, privados e híbridos, cómo trabajan con la infraestructura local, y que pueden hacer para tu negocio.

Cada opción de despliegue cloud tiene sus pros y contras, lo que puede dificultar la elección. Por ejemplo, las nubes privadas ofrecen como ventajas la especificidad, ya que una nube privada se construye para las necesidades de una organización en particular y no se comparte con otras empresas; el control, pudiendo mantener y administrar nubes privadas in situ, lo que le otorga un control total sobre el sistema; y la personalización, debido a que las nubes privadas pueden personalizarse completamente para adaptarse a las necesidades de la organización. Por lo que respecta a los inconvenientes, estos radican en su elevado coste, pues el negocio es responsable de todos los gastos asociados con su nube personalizada; y su complejidad, ya que la gestión de una nube privada puede ser compleja sin un personal de TI interno.

Por su parte, los despliegues de nube pública presentan numerosas ventajas, tales como la facilidad de uso, al no requerir capacidades in situ y venir con amplias opciones de soporte; su bajo coste, debido a que los usuarios pagan por el uso; la flexibilidad, permitiendo al usuario aumentar o reducir su uso en base a sus necesidades; y su nulo mantenimiento, ya que el proveedor o partner del servicio es responsable de los problemas operativos, los gastos, el hardware, etc. Por otro lado, las empresas deberían estar al tanto de inconvenientes como la fiabilidad, debido a que suelen producirse fallos con frecuencia, y la seguridad, pues las brechas de seguridad o ataques a otros usuarios pueden impactar tus propias operaciones.

Claramente, los servicios cloud tradicionales no puede ser la respuesta para todos, por lo que una buena opción sería optar por un modelo de cloud hibrida, que ofrece escalabilidad y opciones on-premise. Por ejemplo, los servicios de nube híbrida ofrecen capacidad de recuperación, copias de seguridad automáticas de los datos y alta disponibilidad. También se pueden aumentar o reducir los a demanda. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunos inconvenientes, como el aumento de los costes y las redundancias no deseadas.

Es muy importante que las empresas que buscan adoptar prácticas de nube híbrida tomen las decisiones adecuadas. Para ello, deben evaluar su infraestructura de TI existente y determinar qué servicios que se pueden mover a la nube y cuáles permanecerán in situ. Si es tu caso, empieza por migrar los servicios menos críticos a una implementación híbrida.

Descubre más opciones para tu empresa

Lee el Informe ePyme 2015: análisis sectorial de la implantación de las TIC en las empresas españolas, una completa radiografía de la adopción de las TIC en el tejido empresarial español, concretamente, en las pymes de diez sectores productivos, que representan cerca del 75% del total de empresas que componen la economía española. 

Tampoco te pierdas la primera edición del informe Termómetro del middle market en España de EY. Según sus datos, el 85% de los empresarios asegura que la cifra de negocio de sus empresas aumentará y sólo el 2% cree que bajarán las ventas. Además, el 92,5% de las organizaciones medias que confía en incrementar sus ingresos en este año, también creará empleo neto.

Y todo ello, gracias a tecnología que está posibilitando el cambio hacia la era digital. ¿Quieres alguna idea de qué soluciones tecnológicas producen estos resultados? Lee la revista digital Inspiración para pymes: cómo encontrar la tecnología adecuada. 

TAGS Cloud