Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Claves para innovar vía startups

  • Estrategias

PYME startup

Con motivo de la celebración del día Mundial del Emprendimiento, Spain Startup-South Summit analiza por qué la innovación abierta representa no solo una oportunidad sino también un reto para startups y corporaciones. Reducir costes y tiempos e implementar nuevas metodologías son algunos de los beneficios que aporta.

  Te recomendamos... 

Hoy 16 de abril se celebra el día Mundial del Emprendimiento, una actividad que va en aumento en nuestro país. Gran parte de este crecimiento se debe a que las corporaciones españolas han entendido que la tecnología y la innovación son dos claves que marcan la diferencia respecto a su competencia, por lo que, cada vez más, apuestan por la innovación abierta mediante la creación de aceleradoras, incubadoras, fondos corporativos y todo tipo de iniciativas dirigidas a startups. Consciente de ello, Spain Startup-South Summit ha querido analizar los beneficios y retos que la innovación abierta representa para startups y corporaciones

Reducir costes y tiempos, implementar nuevas metodologías, apostar por nuevas ideas de negocio, captar talento tecnológico, dinamizar el mercado o competir con tecnología puntera son sólo algunos de los beneficios que aporta la innovación abierta a través de startups. Según María Benjumea, fundadora de Spain Startup-South Summit “Las empresas se están dando cuenta de que necesitan las startups para poder desarrollar su negocio. Las startups son rápidas y flexibles, mientras que las estructuras de las grandes corporaciones son más rígidas y sólidas. Su unión, a través de innovación abierta, es siempre un win-win para todos”.

Pero ¿cómo articular esta innovación? ¿Qué aspectos deben tenerse en cuenta para que la experiencia resulte satisfactoria? ¿Cómo se debe establecer esa relación? Para responder a estas preguntas Spain Startup-South Summit ha elaborado un decálogo con los factores que las corporaciones deben tener en cuenta a la hora de innovar vía startups:

Ten claro el objetivo de tu compañía. Desde el principio de la relación entre una startup y una corporación en sus múltiples formatos se debe definir con honestidad las condiciones del acuerdo, el para qué de la relación y el objetivo común de generar negocio y valor juntos.

Mantén una relación honesta y transparente. Por parte de las corporaciones hay un miedo común a que el emprendedor no se lo tome en serio, por lo que deben invertir en mostrarle qué pueden aportarle, sea inyección de recursos financieros, tecnología o colaboración con talento, y apoyarles durante todas las fases de desarrollo y crecimiento de la startup.

Establece un buen proceso de selección de proyectos. Ser capaces de detectar qué startups y qué profesionales son los más adecuados para acelerar o incubar es el Santo Grial de las corporaciones. A veces es necesario recurrir a terceras empresas o profesionales especializados que ayuden en la selección, especialmente en el caso de nichos.

Elige el mejor momento. Superado ese proceso, la siguiente gran cuestión es cuándo se deben captar esos proyectos. La decisión de hacerlo en etapas tempranas o más maduras dependerá de la forma de aproximarse a la startup y de las herramientas necesarias para hacer la inversión más atractiva.

Define una metodología efectiva. La detección de la startup, su aceleración, acceso a financiación e incluso su salida, es importante que esté basada en una estructura integral que cubra todo el ciclo. En paralelo, es necesario un proceso de formación para explicar a las startups cómo son realmente las corporaciones. Lo más recomendable es que las corporaciones traten de diversificar el riesgo y apuesten por una variedad de startups para lograr mayor conocimiento del mercado, a la vez que una mayor posibilidad de innovación.

Fija el retorno esperado o los KPI que definirá el éxito. La rentabilidad no debería medirse exclusivamente con criterios financieros. Hay KPI más fiables como el retorno en forma de alcance del programa en términos de número de empresas o personas que participan del mismo, el impacto de la marca en medios, el aumento del número de prescriptores o la extensión del uso de tecnología dentro de la corporación. En la mayoría de los casos, el principal KPI o indicador de éxito es la generación de valor para la propia compañía en forma de innovación.

Implicación de toda la compañía. La dirección de la compañía es clave para trasladar a los distintos equipos la necesidad de apostar por la innovación vía startups. Todas las unidades de negocio deben estar implicadas y ser conscientes de la importancia de ese cambio de mentalidad.

Analiza qué recursos y profesionales necesitas. No se trata sólo de buscar tecnología y soluciones, se deben buscar también personas, es decir talento. En algunas ocasiones, se trata de poner equipos de emprendedores a trabajar junto con otras corporaciones o clientes; en otras, poner en manos de emprendedores proyectos y recursos para desarrollar ideas innovadoras dentro de la corporación.

Fallar rápido, fallar barato. La corporación debe afrontar los retos que exige la innovación abierta. De nada sirve trabajar de la mano de las startups si la empresa no está dispuesta a arriesgar y asumir que no todo son éxitos.

Búsqueda del contacto físico en la Era Digital. La presencia física contribuye a consolidar el proceso de cambio en las compañías. Espacios como South Summit fomentan la oportunidad de las relaciones entre corporaciones y startups porque permite el conocimiento cara a cara de todos los agentes implicados y la posibilidad de afianzar acuerdos a largo plazo.