Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

¿Ha llegado el momento de cambiar a almacenamiento flash?

  • Productividad

USB

La tecnología de almacenamiento flash ha evolucionado lo suficiente como para permitir una mejora del rendimiento con una inversión razonable.

El almacenamiento flash ha cambiado la manera en la que los consumidores y los negocios almacenan información. Mientras que los dispositivos tradicionales basados en discos duros (HDD) usan cabezales que se mueven a gran velocidad para escribir y acceder a los datos almacenados, los dispositivos flash están basados en circuitos integrados y no tienen partes móviles.

Es lo que se conoce como disco de estado sólido (SSD, por sus siglas en inglés) y, dependiendo de la implementación, el último ofrece una menor latencia, mejor rendimiento y mayor velocidad que los discos HDD tradicionales. Además son más resistentes al daño físico.

Sin embargo, los administradores TIC han mostrado ciertas reticencias hacia el almacenamiento flash, debido a su novedad y su mayor coste. Es comprensible, pero hay que tener en cuenta que esta tecnología ha evolucionado ya mucho. Un reciente artículo de The Pulse of IT explica de qué manera el almacenamiento flash puede mejorar el rendimiento de su empresa.

Desterrando los viejos prejuicios sobre el flash

La falta de recorrido de este tipo de almacenamiento hizo a muchos pensar en un principio que quizá el sistema SSD no era tan seguro como el HDD, pero a medida que ha pasado el tiempo, se ha ido viendo que sí lo es. La tecnología flash se considera madura.

Uno de los problemas iniciales de la memoria flash era la incompatibilidad con los servidores ya existentes. Otro era que el flash tiene una vida útil limitada en cuanto a los ciclos de escritura que cada celda de memoria puede soportar. Sin embargo, con los últimos avances tecnológicos han solventado estos problemas y se puede decir que sus datos están tan seguros en una unidad flash como en un disco duro.

El coste ya no es problema

En cuanto a los costes, el precio de la memoria flash está disminuyendo continuamente y es aproximadamente la mitad de lo que era hace dos años. Ahora está en un nivel en el que la mayoría de las empresas ya no tendrían por qué pensárselo dos veces.

Por otro lado, un dispositivo que ofrece lectura y escritura más rápida significa trabajar mejor. Usarlo se puede traducir en ahorros de costes y más capacidad de trabajo.

Descubre más opciones para tu empresa

Lee Transformación digital. Reinventando organizaciones ante la nueva revolución industrial, un documento que recoge las principales estrategias para llevar a cabo con éxito la digitalización de las organizaciones. Y en el mundo digital en el que se desarrollan nuestros negocios, no dejes de leer Cómo habilitar a las pymes para captar y conservar clientes en el mundo digital.

¿Quieres saber qué solución tecnológica se adapta a tus necesidades? Descarga la revista Soluciones de Tecnología para tu Empresa. 

S.L.G.