Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El sector de la salud aprovecha las ventajas del salto digital

  • Transformación digital

HPE sanidad

Actualmente son pocas las entidades vinculadas al sector sanitario que no han comenzado a aprovecharse de lo que la era digital les proporciona. El aumento de la productividad, la reducción de costes y la oportunidad de mejorar el servicio al paciente, se han convertido en algunos de los beneficios de la adopción tecnológica.

El sector de la salud, como tantos otros de la industria en el mundo y en España, ha adoptado la transformación digital como uno de sus motores para llegar más lejos en los últimos tiempos.  Si bien las instituciones médicas han tardado en llegar a ver por sí mismas las múltiples ventajas que les aporta el enfoque digital en su día a día, desde el momento en el que lo han hecho no han parado de ver posibilidades de aprovechamiento: desde el médico de cabecera que accede a la información de sus pacientes con el móvil, hasta el cirujano que dispone de nuevas herramientas robóticas para realizar las operaciones más complejas.

Como señala un artículo de Tecnología para los Negocios, entre los cambios que se están implantando destaca la asistencia a distancia. Los doctores pueden atender a sus pacientes sin moverse de su consulta y sin obligar a que los pacientes se muevan de casa. Es un proceso más rápido y funcional, dinámico e igual de efectivo, por la facilidad que puede tener el doctor para ver de cerca aquellas partes que más necesite comprobar de su paciente. Esto aliviará las consultas, reducirá el gasto derivado de las mismas y también facilitará de forma sensible el día a día de los doctores y de los pacientes con dudas o síntomas previos a su enfermedad.

A todo esto ayudará que, tal y como indica la Comisión Europea, en 2017 hubo más de 1.700 millones de personas en todo el planeta que usaron su móvil para aplicaciones relacionadas con el sector de la salud, con la intención de controlar sus constantes vitales y sus posibles enfermedades y tener un mayor control sobre su estado médico. Estas apps ponen en marcha un vínculo directo de información con los hospitales y los doctores, lo que ayudará a que todo el proceso de atención sea más efectivo y que proporcione unas mejores sensaciones a todos los niveles. Según desvela la Sociedad Española de Información de la Salud en un informe realizado en colaboración con la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria y AMETIC, los pacientes digitalizados llegan a proporcionar un ahorro que puede ir entre el 8% y el 21%, lo que resulta una importante mejora del rendimiento para la sanidad.

El big data también va a ser crucial en la salud digital de los próximos años. Lejos quedarán los tiempos en los que se hacían copias de pruebas, resultados e informes en el ordenador y que estos se archivaban en bases de datos locales que no tenían conexión con otros centros u hospitales. Otro desarrollo importante en este sector será la Internet de las Cosas, que se asegurará de que todo quede conectado de forma absoluta, de manera que, en el momento en el que un laboratorio publique los resultados de la prueba de un paciente, estos ya serán accesibles por todos los médicos y profesionales que los necesiten. No habrá ningún tipo de pérdida de información y los datos siempre estarán accesibles para los doctores de una forma inmediata, facilitando que los tratamientos se puedan iniciar con mayor rapidez y efectividad.

Uno de los grandes aliados del sector salud es la robótica, y especialmente en el desarrollo de prótesis de todo tipo, que hace muy pocos años parecían imposibles. Éstas ya tienen aplicación real y productos en el mercado, como miembros artificiales que responden a instrucciones del usuario, o prótesis auditivas o visuales que han logrado devolver la vista a personas invidentes. La robótica seguirá expandiéndose en los hospitales y ayudará a que la vida del enfermo sea más cómoda, como con los robots procedentes de Japón que se ocupan de levantar a los enfermos más pesados en los centros médicos.

Otro recurso de la era digital es el entrenamiento de los cirujanos y médicos por medio del aprovechamiento de realidad virtual. Estos pueden utilizar dispositivos de realidad virtual con la intención de tener la exacta sensación que tendrían operando en un quirófano, pero sin el volumen de responsabilidad que supondría. El uso de esta tecnología de práctica será muy positivo para conseguir profesionales que practiquen mucho más y que ganen ese volumen de confianza que necesitan todos los especialistas.

Continuando con los recursos digitales más avanzados, no se puede dejar de lado la impresión de órganos 3D, que realizan la misma función que los órganos naturales. Visto como ciencia ficción improbable en el pasado, ahora los órganos 3D salvan vidas a diario en el mundo entero.