Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La importancia del software de gestión en la digitalización

  • Transformación digital

pyme marca

Actualmente, más del 70% de las pymes de nuestro país están ya inmersas en un proceso de transformación digital. Se trata de un proceso que trae consigo la necesidad de rediseñar todos los procesos de negocio, de ahí la necesidad de recurrir a soluciones de gestión empresarial.

Las pymes tendrán que abrazar la digitalización si quieren sobrevivir, pero, para ello, es fundamental elaborar un plan previo y mentalizar a todo el equipo de las dimensiones del proceso por el que se pretende pasar. Digitalizar la empresa con un software de gestión significa adquirir ventaja competitiva al optimizar recursos y poder crecer a gran velocidad.

“Actualmente, más del 70% de las pymes de nuestro país están ya inmersas en un proceso de transformación digital”, señala Francisco Gómez, cofundador de Nubit y director del Máster de Microsoft Dynamics de KSchool, que añade que “la transformación digital trae consigo la necesidad de rediseñar todos los procesos de negocio ya que gran parte de sus datos y de sus procesos se trasladarán a la nube”.

Algunas de las herramientas que ayudan a conseguir la conversión digital efectiva son las soluciones de gestión de las relaciones con clientes (CRM), los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP) y el software de inteligencia empresarial (BI). Mientras que la misión principal de los CRM es gestionar las relaciones de la empresa con sus clientes y mejorar la estrategia de venta, los ERP tienen como objetivo administrar todos los procesos administrativos del negocio para ayudar al empresario y al equipo a focalizarse exclusivamente en el desarrollo de negocio. Mención aparte requiere el software BI, que ayuda a visualizar la trayectoria de la empresa y a elaborar predicciones en base a dicha trayectoria. Toda la información que proporciona un hace posible que el negocio se vuelve capaz de detectar y corregir errores, optimizar su flujo de trabajo y decidir el camino a seguir en adelante.

“La implantación de cualquiera de estas tres soluciones de gestión empresarial es más sencilla de lo que parece a priori y muy necesaria para continuar creciendo en el mercado actual. Estas herramientas ayudan a conseguir el objetivo deseable de cualquier empresa tras la digitalización: la optimización de todas las tareas, procesos y en definitiva los flujos de trabajo, para ahorrar trabajo y crecer tanto económica como competitivamente”, comenta Francisco Gómez.