Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La transformación digital llega al sector legal

  • Transformación digital

Justicia mazo

Los despachos de abogados están empezando a implementar proyectos tecnológicos para transformar sus tradicionales métodos de gestión. Los bufetes que sean capaces de dar los servicios más eficientes y las mejores herramientas tecnológicas, podrán satisfacer las expectativas de los nuevos consumidores, los millennials.

La transformación digital está marcando la estrategia de todas las empresas, que deben afrontarla para poder sobrevivir. Esto es mucho más difícil si la compañía que debe afrontarla es un despacho de abogados, donde la tecnología digital es prácticamente nula y donde la manera de hacer las cosas se ha quedado obsoleta. Ya no se trata tanto de un reto tecnológico, es más un reto de gestión. Los bufetes de abogados deben recuperar la competitividad perdida por el crítico cambio de contexto actualizando la manera de organizar, gestionar, comunicar los servicios, etc. El despacho de abogados que quiera arriesgar y entrar en la nueva era digital, debe estar convencido e implicado en el proceso, es decir en el enfoque digital y su ejecución.

La realidad es que hoy en día pocos de los despachos de abogados han sabido subirse a la ola de la era digital, si bien reconocen la necesidad de adaptarse e implementar proyectos tecnológicos para transformar sus tradicionales métodos de gestión. Según el último estudio elaborado por PwC, el 80% de los abogados encuestados considera clave contar con una estrategia digital para el futuro de sus organizaciones. También dice que sólo el 23% ha empezado a implementar la transformación digital en su despacho debido a que les resulta muy difícil adaptarse a la nueva economía digital.

Apostar por la transformación digital en un despacho de abogados es imprescindible para atender al cliente mejor y en menos tiempo. El trabajo de encontrar la tecnología adecuada al despacho no es tan fácil, es cuestión de ir probando distintas herramientas, programas, estrategias, etc. No es cuestión de fijarse en lo que hace la competencia porque cada bufete de abogados tiene una peculiaridad y cada uno debe buscar la suya para destacar entre la multitud.

Por si fuera poco con la competencia tradicional, dentro del mundo jurídico han aparecido startups, como Legaline o Reclamador, que han sabido implementar desde el principio de sus vidas estrategias digitales. Una de las ventajas que han obtenido de digitalizarse es la capacidad de atraer y retener a clientes. También han sido capaces de aumentar el valor añadido a sus clientes, a la vez que han ahorrado en costes. La digitalización les ha permitido generar nuevas oportunidades de negocio.

En conclusión, los despachos de abogados están obligados a iniciar una transformación digital. Supone un gran reto para ellos, pero hoy en día el mercado ofrece las herramientas necesarias para poder hacerlo.