Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

A las pymes les es difícil aplicar una hoja de ruta digital profunda

  • Transformación digital

pyme digital

Ante la velocidad de las innovaciones tecnológicas, los pequeños empresarios buscan la manera de no quedarse rezagados. El presupuesto, la escasez de tiempo, la falta de tecnologías sofisticadas y un conocimiento y experiencia personal insuficientes, dificultan la digitalización de una pyme.

  Te recomendamos... 

Desde estas páginas nos hemos hecho eco en numerosas ocasiones sobre la importancia de la digitalización para que cualquier pequeño negocio pueda abrirse al mundo global y dinámico, pero ¿has dado ya algún paso para la transformación digital de tu empresa?

Se podría decir que las pymes, en términos generales, se encuentran al inicio de las fases de la transformación digital, pero, lo cierto es que las grandes empresas suelen tener más facilidades que las pequeñas para llevar a cabo una hoja de ruta digital más profunda. Así lo indica la infografía ‘Obstáculos y oportunidades para la digitalización de las pymes’ elaborada por Andrés Macario, director general de Vacolba, que revela cómo las pequeñas y medianas empresas de todo el mundo están haciendo grandes esfuerzos por incorporar las herramientas que ofrece el ámbito digital en su actividad diaria.

Ante la velocidad de las innovaciones tecnológicas, los pequeños empresarios buscan la manera de no quedarse rezagados. Sin embargo, existen diversos obstáculos que dificultan la aplicación de una hoja de ruta digital profunda. Según la infografía, elaborada a partir del estudio “4 Ways Leaders Set Themselves Apart” de SAP, para el 21% de las pymes del mundo el presupuesto es el principal problema para convertirse en una organización completamente digital, mientras que la escasez de tiempo es otro de los impedimentos para el 15% de los empresarios. Finalmente, la falta de tecnologías sofisticadas y un conocimiento y experiencia personal insuficientes son considerados como otros frenos a la hora de llevar a cabo la digitalización de una pyme.

Para lograr impulsar el beneficio de la digitalización, más de la mitad de las empresas consultadas cree que es necesario una mayor flexibilidad y colaboración con los socios de negocio. Tras esto, 4 de cada 10 consideran fundamental la existencia de un fuerte reconocimiento de la marca en la mente de los consumidores, es decir, una mayor notoriedad que la de competencia. Otros aspectos como el incremento del compromiso de los empleados y el desarrollo de nuevos productos y servicios también son percibidos como factores fundamentales para lograr el éxito de la transformación digital en el medio y largo plazo. Concretamente, tan solo el 3% de las pymes del mundo afirma que los proyectos de transformación digital han sido gestionados por equipos especializados, sin embargo, en el caso de las empresas líderes digitales, la cuarta parte de los proyectos digitales son gestionados por un equipo especialista.

Existe una multitud de empresas en todo el mundo que ha abordado la digitalización de su actividad con éxito, convirtiéndose de esta manera en organizaciones digitales líderes. El 64% de los ejecutivos que ha implementado proyectos innovadores de gran calado afirman que los empleados han aumentado considerablemente su grado de compromiso, mejorando esto las perspectivas de ingresos y aumentando los índices de rentabilidad. Se podría decir que la gestión del talento laboral es fundamental, lo cual lleva a más de la mitad de estas empresas a crear nuevos roles en el ámbito de la innovación y las nuevas tecnologías. Si comparamos la inversión de las empresas líderes con la llevada a cabo por las pymes, vemos cómo las primeras superan por mucho a las segundas en tecnologías digitales como Big Data, Analytics, Internet of Things o machine learning. Esto quiere decir que las pequeñas y medianas empresas aún tienen un largo camino por recorrer para acercarse a las grandes corporaciones en materia digital.

Ahora bien, ¿qué objetivos persigue la inversión en digitalización? Casi el 40% de las inversiones llevadas a cabo por las empresas líderes han sido iniciativas para dotar de más poder a los clientes, es decir, se busca involucrarles en el proceso de creación de productos y servicios. Las pymes deben introducir innovaciones tecnológicas en su actividad con el fin de mejorar la relación con sus clientes y adaptar su oferta a las nuevas necesidades.

Las pymes deben seguir una serie de pasos para llegar a conseguir la mejor solución digital de futuro. Primeramente, es necesario anticiparse a los desafíos y los retos tecnológicos que vendrán en los próximos años, utilizando como fuente de información bases de datos para su análisis. Con ello se pueden localizar posibles amenazas y oportunidades que deben tenerse en cuenta. Tras esto, las empresas deben evaluar cuál es su situación digital actual, centrándose principalmente en el ciclo de vida de los sistemas informáticos que poseen.

Una vez se tienen datos analizados sobre la situación de la empresa en materia de infraestructuras digitales, hay que proceder a la optimización de la tecnología disponible. En este punto hay que planificar qué debe dejarse como está, qué sistemas necesitan integrarse y qué actividades tienen que transferirse a la nube. Con el plan en la mano, hay que llevar a cabo un análisis de viabilidad económica antes de tomar la decisión y, en el caso de proceder a su implementación, es completamente necesario lograr la aceptación de los partners del negocio para lograr completar el proceso de transformación digital con éxito.