Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Tendencias que impactarán en la industria de la fabricación

  • Transformación digital

Caso exito HPE

IoT integrada dentro del diseño del producto, fabricantes adoptando un modelo de negocio centrado en el servicio, y la impresión 3D llegando al punto culminante de beneficios comerciales a gran escala. Estos son los tres jugadores clave que influirán en fábricas de todos los tamaños a corto plazo.

Cuando hablamos de la ‘fábrica inteligente’ acostumbramos a asociarlo exclusivamente a la entrada de tecnologías avanzadas en la industria tradicional. Sin embargo, el concepto de ‘inteligente’ incluye muchos elementos que definen la industria del futuro. Antony Bourne,
director global de industria de High-tech and Industrial Manufacturing de IFS, predice que son tres las tendencias que calarán en el sector de fabricación en los próximos tres años:

IoT entra en la fase de diseño de los productos

En 2018 Internet de las Cosas dará un paso decisivo en su evolución. Los fabricantes se están dando cuenta de que, al integrar la tecnología IoT en los productos y equipos, se podrá monitorizar no solo el rendimiento del equipo para predecir cuándo necesita una reparación, sino también cómo y cuándo se está utilizando, lo que proporciona una importante ventaja competitiva. Pues bien, a finales de 2018, más del 50% de los fabricantes incorporará tecnología IoT en sus productos desde la fase de diseño y preguntándose qué servicios e ingresos podrá generar este producto a lo largo de su vida útil.

La impresión 3D alcanza su punto álgido

La impresión 3D entrará en una fase nueva y más madura. Una nueva generación de impresoras 3D se está moviendo, de una fabricación a pequeña escala, tradicionalmente dominada por los fabricantes de moldes de inyección, hacia una fabricación a gran escala, con sistemas automáticos nuevos, más rápidos y mejor conectados, que reducen parte del proceso de producción previo y posterior, lo que ha supuesto un obstáculo para este tipo de fabricación. Esto significa que puede lograr reducir costes y por ello será un catalizador importante para el éxito de esta tecnología.

Aumentan los ingresos procedentes de los servicios.

Con la industria de fabricación cada vez más acomodada, la necesidad de diferenciarse es clave para la supervivencia y rentabilidad de las compañías. De ahí que un gran número de fabricantes estén cambiando a un modelo comercial más centrado en el servicio. Se trata de una tendencia conocida como servitización, en la que el fabricante incluye capacidades para mejorar su oferta general, además del producto en sí. Las empresas ya están cosechando beneficios de la servitización en muchos subsegmentos diferentes. Por ejemplo, Philips proporciona "iluminación como servicio", lo que permite pagar por la luz que se utiliza, sin necesidad de comprar una sola bombilla, lo que se traduce en una reducción del 50% del consumo de electricidad.

Sin embargo, casi una de cada tres empresas de fabricación aún no obtiene ninguna rentabilidad de la servitización. Para tener éxito, los fabricantes deben buscar nuevos modelos comerciales para optimizar el tiempo de comercialización, llevando una idea para el diseño a un artículo vendible, lo más rápido posible. IoT supone además una capa adicional a la servitización. Con los sensores que detectan cuándo el producto o equipo necesita de un servicio, estos datos pueden desencadenar una acción automatizada que generará beneficios significativos para hacer que su organización de servicios sea todavía más efectiva. Este tipo de mantenimiento predictivo automatizado, se volverá cada vez más común, ya que es un paso natural tras la implantación de IoT en la gestión de los servicios.