Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Tecnologías emergentes que influirán en las empresas

  • Estrategias

empresas

Las nuevas tecnologías van a dar lugar a formas de trabajar cada vez más inteligentes y fiables, lo que nos llevará a desarrollar proyectos de colaboración empresarial más reales, efectivos y con menos barreras. Este año también va a ser clave para la implantación de la Inteligencia Artificial, la robótica, Blockchain e IoT.

Según datos extraídos del estudio sobre el puesto de trabajo digital realizado por Ricoh, los empleados españoles pierden una media de 37,2 días al año por no contar con la tecnología de colaboración adecuada. Entre las tareas que más tiempo hacen perder, destacan el correo electrónico, las reuniones y los desplazamientos al trabajo. La tecnología será una de las claves para mejorar la experiencia laboral del trabajo en equipo, del acceso remoto a información y del trabajo en remoto. Es una de las nuevas fronteras para la productividad de las organizaciones. Con todo esto en mente, Ricoh señala que las cinco tendencias tecnológicas más destacadas en 2018 son:

Colaboración empresarial. La nueva realidad laboral está cambiando la mentalidad de las empresas, superando los modelos basados en el control de presencia, premiando la productividad y la creación de valor, y fomentando el trabajo en equipo que impulsa el desarrollo del talento y las ideas. Los esfuerzos se están centrando en el desarrollo de las tecnologías y de los espacios de trabajo, adaptándolos a las necesidades de la colaboración, presenciales o a distancia, con equipos sencillos de usar y fiables que permitan desarrollar con éxito estos nuevos hábitos. Gran parte de estas tecnologías y espacios ya están disponibles, así que ya sólo queda adoptarlos en las empresas y que los nuevos modelos fluyan por todos los integrantes de la organización.

Inteligencia Artificial. Llevamos muchos años hablando de Inteligencia Artificial (IA), pero este año va a ser clave para ver su implantación, puesto que la tecnología actual ya permite implementar proyectos de coste limitado con retorno rápido. El uso de la IA ahorra procesos repetitivos, reduce tiempos de análisis de información y permite a los profesionales tomar decisiones en base a una mayor cantidad de información analizada. La cantidad de datos ya no es relevante y, por tanto, no es proporcional a la cantidad de tiempo empleado en analizarlos. Los motores de búsqueda de la propia IA irán ganando importancia frente a los motores de búsqueda actuales.

Robótica. La robótica está entrando en una segunda fase de expansión. La búsqueda de sistemas cognitivos que aprendan y que, por tanto, ahorren tiempo en procesos repetitivos, está dando sus frutos en forma de aplicaciones o herramientas que facilitan un aumento de la productividad y una reducción del tiempo empleado en tareas que no aportan valor. Por consiguiente, esto se traduce en una mejor experiencia del empleado, un impulso a la creatividad y, una mejora de la experiencia de cliente. Departamentos de prestación de servicios, banca, administración pública o empresas logísticas, son los grandes beneficiarios de esta tecnología que cada día va ampliando sus capacidades a sectores más diversos.

Redes públicas de IoT. La Internet de las Cosas (IoT) ya está presente en nuestras vidas, pero el cambio va a llegar por fin ahora que las redes públicas de IoT están empezando a ser una realidad. Gracias a las grandes operadoras del mercado español, distintas redes públicas ya se encuentran en fases de piloto o incluso ya comercial con algunas restricciones. El objetivo es ofrecer una cobertura ubicua para aplicaciones de IoT y conseguir por fin la auténtica eclosión de este mercado. Automoción, seguros y hogar son los sectores donde mayor penetración se ha logrado hasta el momento, y otros sectores, como el personal, el de la salud o las smart cities, serán los que le sacarán más provecho en el momento en el que estas redes públicas estén definitivamente activas.

Blockchain. La tecnología Blockchain va ligada a la seguridad y la colaboración entre iguales, puesto que está basada en sistemas criptográficos que son inalterables, y como “cadena de bloques” permiten un almacenamiento firme y seguro. Blockchain va a suponer pronto una disrupción en la economía. Sectores como el financiero o el legal ya han llevado a cabo proyectos basados en esta tecnología, pero otros como el de seguros, el médico y la administración pública están empezando a descubrir sus beneficios.