Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El exceso tecnológico reduce la productividad de los trabajadores

  • Productividad

byod movilidad

El agotamiento que provoca la hiperconectividad afecta a la vida laboral y a la personal provocando falta de motivación y disminuyendo los niveles de productividad, siendo los millennials y generación Z los más afectados por la fatiga tecnológica. Los espacios de trabajo flexibles son una solución a este problema.

La dependencia tecnológica es una realidad que caracteriza a la sociedad actual. Sin embargo, la tecnología y más específicamente su capacidad para mantenernos constantemente "activos" y conectados nos está cansando. En este sentido, científicos de la Universidad de Yonsei en Corea descubrieron que el aumento de energía que requiere responder al flujo constante de información está provocando tensión física y psicológica en los empleados.

Cada vez es más evidente que el estrés físico y psicológico asociado al agobio tecnológico puede afectar nuestra vida laboral y personal, influyendo en nuestra motivación. Esta situación se agudiza todavía más en las conocidas como generación Z y generación millennial, todos ellos nativos digitales, ultraconectados y a los que se les hace realmente difícil desconectarse de sus dispositivos móviles.

A primera vista puede parecer que los empleados y las compañías se benefician de todos los servicios que proporciona la tecnología. No obstante, hay una cara negativa de la tecnología, menos conocida, que afecta desfavorablemente a la productividad. Para evitarlo, lo recomendable es crear espacios en los entornos de trabajo designados a estar “desconectados”. Las oficinas flexibles también son una opción ideal para quienes tienen su espacio de trabajo en sus domicilios y tienen dificultades para desconectar del trabajo.

Un informe reciente de Deloitte descubrió que "el valor derivado del empleado siempre activo puede verse afectado por factores negativos como el aumento de la carga cognitiva, la disminución del rendimiento y del bienestar del empleado". Está claro que los lugares de trabajo necesitan encontrar soluciones a los problemas de sobrecarga tecnológica por el bien de su negocio y crecimiento personal.