Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La transformación del puesto de trabajo gana impulso

  • Productividad

emprendimiento pyme

En 2021, 6 de cada 10 grandes organizaciones habrán adoptado el puesto del trabajo del futuro. IDC señala que, para la mayoría de empresas españolas, la preocupación por la seguridad, la privacidad y la gobernanza del dato es el principal reto para llevar a cabo esa transformación, por delante de la falta de presupuesto.

IDC Research España ha analizado la transformación del puesto de trabajo, un proceso que para la consultora se asienta sobre tres pilares básicos: espacio, tecnología y cultura. Y es que, el cambio cultural dentro de la organización es la clave para la adopción del nuevo puesto de trabajo.

IDC Research España ha desvelado que, en 2021, el 60% de las empresas del G2000 habrán adoptado el puesto del trabajo del futuro para mejorar la experiencia del empleado y la productividad. Pues bien, pese a los avances en este terreno, el 43% de las empresas españolas cita la preocupación por la seguridad, la privacidad y la gobernanza del dato como el principal reto para llevar a cabo dicha transformación, seguido por la falta de presupuesto y la infraestructura TI heredada. También influyen el conflicto intergeneracional y la fuerza laboral multigeneracional, la visión y estrategia poco claras sobre el futuro del trabajo y la falta integración de nuevas tecnologías en los sistemas TI existentes.

Según los datos recogidos por la encuesta IDC EMEA Future of Work, la mayoría de las organizaciones está implantando espacios de coworking y áreas de networking, fomentando así entornos colaborativos y mejorando la relación entre equipos. Las acciones que se están llevando a cabo por las organizaciones españolas para incentivar los entornos de colaboración incluyen promover la colaboración entre los diferentes equipos funcionales, evaluar el desempeño en función de ésta y organizar eventos corporativos para mejorar la formación de equipos.

Otro aspecto clave es la movilidad. De hecho, para IDC Research España la movilidad es un habilitador fundamental para el futuro del trabajo. No en vano, en 2023, el porcentaje de trabajadores móviles respecto a la población activa pasará del 55% de 2018 al 66% en Europa Occidental. Aumenta con ello la necesidad de adquirir dispositivos ágiles y fáciles de usar que permitan movilidad en el nuevo entorno laboral.

La automatización también tendrá un impacto positivo en el puesto de trabajo. De hecho, en 2024, el 50% de las tareas repetitivas serán automatizadas y el 20% de los trabajadores especializados tendrán un asistente digital colaborativo. “La adopción de la automatización y la inteligencia artificial marcará una aceleración sobre los cambios que se van a producir, aumentando la productividad y la eficiencia de la organización al liberar al usuario de tareas rutinarias”, declara Isabel Tovar.

Las empresas tendrán que replantearse cómo se organiza el trabajo, y deberán desarrollar una estrategia para reentrenar y redistribuir a sus empleados. La necesidad de algunas habilidades, como las tecnológicas, sociales y emocionales, se incrementará, y la demanda de otras, incluyendo las físicas y manuales, disminuirá.

Según IDC Research España, son cinco grandes iniciativas que están adoptando las empresas españolas para adoptar el nuevo modelo de trabajo: remodelación de oficinas, nuevas políticas de seguridad, automatización de procesos y tareas, mejorar la colaboración interna y eterna y recapacitación y mejora de habilidades.