Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cinco tecnologías que marcan la agenda de DES 2019

  • Transformación digital

DES 2018

Internet de las Cosas y la automatización de procesos emergen como dos de las principales tecnologías para las compañías, aunque la Inteligencia Artificial, Blockchain y la realidad virtual y aumentada también centran su atención. La necesidad de garantizar la seguridad es una de las mayores preocupaciones a la hora de implementar estas tecnologías.

Las compañías llevan años asistiendo al nacimiento de tecnologías con capacidad de generar un punto de inflexión en su modelo de negocio. Son conscientes del momento histórico en que se encuentran y trabajan para no quedarse atrás. De hecho, el 66% de los directivos españoles tiene previsto invertir en herramientas tecnológicas, según datos del informe Perspectivas España 2019, elaborado por KPMG.

En la actualidad, la clave para que la transformación culmine con éxito pasa por decidir qué tecnologías son las realmente necesarias en el marco de la estrategia de la empresa. Profundizar en la transformación digital de las compañías es uno de los objetivos del Digital Enterprise Show (DES), uno de los eventos más relevantes del sector que se está celebrando estos días, en el que se pone de manifiesto el papel primordial de la tecnología en la agenda de los directivos, y se ponen en común los principales retos a los que hay que hacer frente. Según KPMG, son cinco las tecnologías protagonistas de este encuentro:

Internet de las Cosas (IoT)

IoT ocupa la primera posición como la tecnología con mayor capacidad de transformación en los próximos tres años. Este resultado no resulta sorprendente, dado el potencial que se abre ante empresas y gobiernos de la conexión de dispositivos, aplicaciones, vehículos, etc. De hecho, IDC prevé que la inversión a nivel global en esta tecnología ascenderá a 1,2 billones de dólares para el año 2022.

Los principales beneficios de esta tecnología para los directivos encuestados son el incremento de eficiencia y la rentabilidad, lo que pone de manifiesto cómo la reducción de costes uno de los principales objetivos a la hora de optar por una nueva tecnología. Por otro lado, la falta de un caso de éxito que sirva de modelo o la complejidad a la hora de que esta tecnología se convierta en realidad son sus principales barreras, seguido de la preocupación por la seguridad.

Automatización de procesos (RPA)

Sin duda, la automatización de procesos está adquiriendo un papel sumamente relevante para las compañías. Su principal beneficio para los directivos es el aumento de la rentabilidad. De este modo, se observa cómo se han disipado las dudas iniciales que suscitaba esta tecnología para pasar a un escenario en el que el RPA convive con otras herramientas, dotando de una mayor complejidad y riqueza a la transformación digital.

Como indica Carlos Mora, director de Digital Labor de KPMG en España, “hasta ahora el RPA se había considerado una tecnología independiente cuyo único retorno pasaba por la automatización de procesos, pero en la actualidad la facilidad de integración con otras tecnologías permite ampliar el alcance de las iniciativas y aportar valor más allá de la mera eficiencia”. “El RPA se ha convertido en la punta de lanza para adoptar el resto de tecnologías bajo el paraguas de la automatización inteligente”, subraya.

Inteligencia Artificial

Uniendo el potencial del análisis de datos con modelos avanzados de machine learning, la Inteligencia Artificial emerge como una de las claves de cara al futuro. Además de una mayor eficiencia y rentabilidad, los directivos ven en esta tecnología la ventaja de la reducción de costes, aunque la falta de regulación es una de las incertidumbres que rodean a esta tecnología.

“La capacidad de analizar y procesar una gran cantidad de datos están permitiendo que la Inteligencia Artificial pase de la ficción a la realidad, y su potencial es inimaginable. Cada vez se están poniendo en marcha más modelos, y dentro de poco esta tecnología cambiará el día a día de todos los departamentos de las compañías, aunque implicará un importante cambio cultural”, afirma Eva García San Luis, socia responsable de Analítica de Datos e Inteligencia Artificial de KPMG en España.

Blockchain

Blockchain ha pasado de ser una tecnología caracterizada por ser al mismo tiempo sobrevalorada y desprestigiada, a encontrarse en una fase de implantación en las compañías. Según datos de IDC, el gasto mundial en soluciones basadas en esta tecnología alcanzará los 11.700 millones de dólares para el año 2022. El 41% de los directivos encuestados tiene previsto implementar esta tecnología en los próximos tres años, mientras que casi la mitad (48%) cree que blockchain cambiará de forma radical su modelo de negocio.

Su principal característica es la capacidad de conectar sistemas y procesos con un elevado nivel de transparencia y confianza. Sus casos son múltiples y variados, aunque los sectores que más están investigando las posibilidades de blockchain son los servicios financieros, la industria manufacturera y las telecomunicaciones.

Realidad Aumentada y Realidad Virtual

La posibilidad de incorporar elementos virtuales a una realidad existente abre todo un mundo de posibilidades, especialmente en sectores como el retail o la industria manufacturera. La capacidad de habilitar nuevos entornos, generar experiencias de inmersión, probar virtualmente productos o visitar un tren en construcción convierte en realidad cuestiones que antes solo existían en la ficción. Pero la clave de su desarrollo pasa por el abaratamiento de costes, por lo que eficiencia y rentabilidad vuelven a ser las principales ventajas señaladas por los directivos encuestados.

A la hora de destacar sus dificultades, destacan la falta de casos de éxito disponibles para conocer todas sus posibilidades y decidirse a acometer una inversión. Asimismo, apuntan como importantes barreras a su puesta en marcha la preocupación por la seguridad y la complejidad de la tecnología.