Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La tecnología es la clave del futuro del sector legal

  • Transformación digital

GMV Sector Legal

Los profesionales del Derecho están recurriendo cada vez más a tecnologías accesibles y de alto impacto que les permiten lograr mejores resultados y aportar mayor valor a sus clientes. Más de la mitad indican que la inversión en tecnología de su firma aumentará en los próximos tres años.

Ante la creciente complejidad de la información jurídica, las nuevas necesidades de los clientes y la transformación del mercado, los profesionales del Derecho recurren cada día más a las soluciones tecnológicas para lograr mejores resultados. Sin embargo, no todos los abogados lo hacen al mismo ritmo. Según los resultados de la encuesta Future Ready Lawyer 2019 de Wolters Kluwer Legal & Regulatory, los abogados que ya aprovechan la tecnología tienen la ventaja de la anticipación, que les aporta una mayor rentabilidad y una mejor preparación para asumir el cambio.

"Tras de años de debate sobre la transformación del sector legal, no hay duda de que el futuro de la abogacía está avanzando muy rápidamente a nivel global y que la tecnología es un factor clave para el cambio", ha declarado Stacey Caywood, CEO de Wolters Kluwer Legal & Regulatory. "Los profesionales del Derecho están recurriendo cada vez más a tecnologías accesibles y de alto impacto que les permiten lograr mejores resultados y aportar mayor valor a sus clientes a través de análisis e información basados en datos, así como mayor eficiencia y productividad".

Preguntados por las tendencias de mayor impacto que van a afectar a sus despachos en los próximos tres años, los abogados destacan la necesidad de afrontar un mayor volumen y complejidad de la información (72%); mejorar la eficiencia y la productividad (71%); entender qué tecnologías legales ofrecen el mayor valor (69%); satisfacer las nuevas expectativas de clientes y directivos (68%); y resolver problemas financieros, incluyendo una mayor competencia de precios, estructuras alternativas de tarifas y presiones en contención de costes (68%). Sin embargo, menos de un tercio de los abogados afirman que sus organizaciones están muy preparadas para abordar cualquiera de estas tendencias. De hecho, mientras que el 72% de los abogados se preocupa por "hacer frente a un mayor volumen y complejidad de la información", solo el 31% indica que su organización está muy preparada para hacerlo.

Alrededor de un tercio de los abogados (34%) cree que su organización está muy preparada para estar al día de los cambios en el mercado legal. Sin embargo, a los despachos considerados ‘Líderes Tecnológicos’ les va mejor, con un 50% muy preparado en este ámbito, en comparación con el 19% de las ‘Organizaciones en Transición’.

El 53% de los abogados indica que la inversión en tecnología de su firma aumentará en los próximos tres años, informando los Líderes Tecnológicos de su mayor predisposición a incrementar en el futuro su inversión en tecnología. La falta de conocimiento, comprensión o habilidades tecnológicas constituyen la principal razón de resistencia a las nuevas tecnologías (36%), seguidas de cuestiones organizativas (34%) y financieras (30%).

Tanto en Europa como en Estados Unidos, sean de bufetes o de departamentos legales de empresas, los abogados coinciden en que los cambios más importantes en la forma de prestación de servicios jurídicos estarán relacionadas con un mayor uso de la tecnología y una mayor especialización.

Respecto a la tecnología que los profesionales del Derecho se plantean usar en los próximos años, se prevé que para 2022 se duplique el número de abogados que utilizan tecnologías transformativas, incluidas la Inteligencia Artificial, big data, análisis predictivo, machine learning, blockchain y herramientas de apoyo en la toma de decisiones.