Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Claves para detectar si tu proyecto digital apunta al fracaso

  • Estrategias

emprendedores millennials

Del mismo modo que se pueden identificar ciertos patrones recurrentes en las nuevas empresas que alcanzan el éxito, existen unas pautas muy claras que se repiten y que llevan al fracaso un proyecto digital. Es clave reconocer esas pautas para poner remedio.

  Te recomendamos... 

Por mucha ilusión que se tenga al abordar un proyecto, no siempre se logra el éxito. De hecho, de acuerdo con el Informe GEM España 2017-2018, la tasa de abandonos empresariales en nuestro país es del 1,9%. Para evitarlo, existen unos patrones de fracaso que se detectan fácilmente si has observado el suficiente número de casos. Según Ideas para tu Empresa, la mayoría de los proyectos digitales que fracasan tienen problemas relacionados con estos aspectos:

El usuario en el centro de todo

Cuando presentan sus negocios digitales muchos emprendedores no hablan de personas, sino de ideas. Ponen el foco sobre sí mismos y sus creaciones, lo que a ojos de un experto en emprendimiento esto es un mal síntoma. De hecho, lo que hace verdaderamente atractivo a un modelo de negocio no es la mera descripción de un producto o servicio, sino su capacidad para describir un proceso que involucra aspectos tales como qué necesidades de personas reales se van a satisfacer; quiénes son esas personas, cómo son, dónde están, y cómo se va a llegar hasta ellas; cómo y por qué van a comprar estas personas el producto; y qué personas aportarán el talento necesario para gestionar el modelo. Recuerda que los proyectos que apuntan al éxito suelen estar centrados en personas, no en ideas.

Producto no es igual a plan de negocio

Muchos emprendedores de éxito de un proyecto digital suelen repetir esta popular afirmación: “Lo más importante no es lo que vendes sino cómo lo vendes”. Es una frase esencialmente cierta.

Todos los días fracasan empresas con buenos productos que no han sabido vender. Miles de buenas ideas se desvanecen porque sus promotores creyeron que con crear un buen producto era suficiente; pero nunca lo es. Hay que saber cómo llegar al público objetivo, cómo va a entender tu audiencia tu propuesta de valor, y cómo vas a conseguir ventas. Recuerda que tu principal misión como emprendedor es diseñar un modelo de negocio.

Propuesta de valor diferencial

Muchos emprendedores no son capaces de describir en una frase o dos qué valor diferencial aporta tu negocio a la sociedad. Otros creen que son capaces, pero se limitan a describir lo que hacen sin más. La ausencia de propuesta de valor diferencial es un síntoma claro de proyecto con malas perspectivas.

Sueldo o beneficio

Si tu proyecto digital requiere para su supervivencia dar beneficios desde el primer día, estás en un grupo de riesgo. Salvo que encuentres un inversor dispuesto a pagarte un sueldo con su dinero sin dar beneficios, para montar una empresa y recoger sus frutos debes estar preparado para no tener ingresos durante mucho tiempo.

Talento escaso o duplicado

Como hemos visto, muchos emprendedores tienen ideas muy concretas sobre lo que quieren hacer y previsiones muy difusas sobre cómo lo van a hacer. La causa más habitual está en que un negocio involucra muchos aspectos que no tienen nada que ver con la profesión del emprendedor. Esos espacios en blanco deben rellenarse con ayuda de expertos, consultores, socios, etc. Por desgracia, cada vez surgen más proyectos cimentados en la acumulación de talento duplicado en lugar de talento complementario. No cometas ese error.