Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Pymes y autónomos entienden el valor que las TIC les aportan

  • Transformación digital

PYME movilidad

Pese a que son conscientes de la importancia que las TIC tienen para ellos, pymes y autónomos se sienten saturados por el gran número de soluciones, a lo que se suman sus limitaciones de inversión y de personal y la necesidad de formarlo. Consideran el acceso a Internet la TIC más crítica.

eAPyme y ESADE han publicado el informe “Estado de la transformación digital en pymes y autónomos”, que recalca cómo las pymes y los autónomos han ido pasando de unos usos de las TIC más tradicionales a otros más actuales, y en este proceso han comprendido cuál es el valor que les aportan y las han ido incorporando gradualmente en nuevos usos.

Las principales motivaciones de pymes y autónomos para implementar el uso de las TIC están relacionadas con sus clientes y el mercado. Los consultados consideran que el uso de las TIC no solo mejora y facilita su trabajo, sino que, también, agiliza sus procesos y operativas diarias, y, por tanto, favorece su productividad y trazabilidad. Además, favorecen las relaciones con sus clientes, ya que promueven una comunicación más directa y rápida, y aportan un mayor conocimiento del mercado, de sus segmentos y de su valor potencial. Asimismo, reconocen el valor que añade a su imagen de marca, reputación, posicionamiento y visibilidad.

Respecto a las principales barreras, las pymes y autónomos apuntan a la abundante oferta de soluciones existentes, que no siempre se adaptan a sus necesidades. Además, éstos señalan la falta de recursos económicos y de personal como otro factor que incide en el proceso de implementación. En este sentido, para revertirlos destacan que son necesarias las ayudas públicas tanto para la adquisición y mantenimiento de las TIC como para los aspectos relativos a la formación en competencias digitales de sus empleados.

Por tecnologías, es muy remarcable la adopción de las TIC que permiten la movilidad por parte de las pymes y los autónomos. Las TIC que permiten la movilidad se integran con facilidad en el día a día de estos profesionales, ayudándoles a aumentar sus capacidades de flexibilidad y adaptación. Los usos que hacen de estos dispositivos ya forman parte de sus procesos como una herramienta más, por lo que la conectividad es básica para poder sacar el mayor provecho de ellos.

A ser preguntados, las pymes y los autónomos consideran el acceso a internet la TIC más crítica, ya que los problemas de conectividad o de capacidad dificultan su trabajo. En este sentido, aunque en términos porcentuales la cobertura es elevada, no siempre cubre todas las áreas donde operan las pymes y los autónomos, lo que les provoca pérdidas de productividad. Las críticas de las pymes y los autónomos van más allá en cuanto al servicio que reciben de los operadores y a la falta de competencia entre operadores en algunas zonas.

Las pymes y los autónomos también comprenden el valor de las redes sociales y las están integrando en sus estrategias de forma activa, por ejemplo, en el ámbito de los clientes, si bien reconocen que deberían avanzar más respecto a la capacidad de escuchar lo que los clientes dicen de ellos en las redes sociales. Además, parece que comienzan a comprender la importancia que el análisis de datos puede tener para ellos. El comercio electrónico tampoco resulta extraño y lo van incorporando paulatinamente en sus organizaciones.

Un aspecto al que los consultados también hacen referencia, es la formación en competencias digitales para sus empleados. Según éstos, es un factor fundamental para que sus trabajadores generen ventas directas sin necesidad de una intermediación de plataformas tecnológicas y, para que, además, se generen más oportunidades de colaboración con terceros. Por otro lado, destacan que la incorporación de los nativos digitales al mercado de trabajo es un hecho positivo.