Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Beneficios de apostar por un espacio de trabajo digital

  • Estrategias

oficina empleados

La digitalización de los puestos de trabajo ayuda a mejorar la experiencia del empleado y sus resultados empresariales. Las aplicaciones de comunicación potencian la colaboración y las interacciones entre los usuarios, mientras que los asistentes virtuales o chatbots permiten un acompañamiento diario eficaz.

¿En qué consiste el concepto de digital workplace o espacio de trabajo digital? Literalmente, consiste en la integración de todas las aplicaciones tecnológicas a nuestro alcance, desde mensajería, productividad, colaboración y comunicación, hasta software o soluciones de crowdsourcing, conectividad y movilidad, con el fin de mejorar la experiencia del empleado y sus resultados empresariales. Como señala Factum, un mismo grupo de usuarios puede llegar a aprovechar varias aplicaciones para comunicarse e interactuar con otros usuarios, algo normal si observamos que a nivel personal muchos disfrutamos de e-mail, WhatsApp, Viber, FB Messenger, Skype, SMS, etc.

Gracias a la digitalización de sus puestos de trabajo, los usuarios pueden acceder a toda la información que necesitan, cuando y donde quieren. Las aplicaciones de comunicación potencian la colaboración y las interacciones entre los miembros de un mismo o varios equipos.  En cuanto a los asistentes virtuales o chatbots, como Siri o Google Now, permiten un acompañamiento diario eficaz aportando información y recomendaciones útiles, que resuelven tareas sin valor añadido y/o tomar decisiones rápidamente.

En cuanto a las empresas, son tres los grandes beneficios de llevar la transformación digital a las oficinas:

--Facilita la movilidad. Las interacciones “en persona” se reducen, mientras que las colaboraciones entre equipos de trabajo aumentan.

--Se incrementa la productividad, gracias a tecnologías cada vez más eficientes y a más trabajadores “digitalmente conectados”.

--Se mejoran las competencias de las personas que utilizan las nuevas tecnologías y sus objetivos laborales.