Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El papel de la tecnología en la evolución de los empleados

  • Productividad

empleados

La proliferación de la tecnología ha hecho posible la adopción de políticas de trabajo más flexibles, con un 58% de las personas que trabajan a distancia al menos una vez al mes. El 44% de los empleados esperan que la IA sea la tecnología más disruptiva para los negocios en el futuro.

GetApp ha anunciado los resultados de un nuevo estudio de investigación que ha analizado el impacto de las tecnologías emergentes en las plantillas, grandes y pequeñas. El estudio ha revelado cómo las tecnologías emergentes han impactado en la cultura del trabajo a distancia, las actitudes hacia los datos y la privacidad y las percepciones de la evolución de las capacidades.

"Aunque todos podemos sentir el impacto que la tecnología está teniendo en nuestro mundo, el estudio ha mostrado hasta qué punto está evolucionando la tecnología en nuestro lugar de trabajo", afirma Thibaut de Lataillade, vicepresidente global de GetApp. "Desde los importantes cambios en el equilibrio entre trabajo y vida privada, hasta las demandas de nuevas habilidades y formación, los empresarios y líderes empresariales necesitan entender estas tendencias, las tecnologías que las sustentan y determinar el mejor curso para la transformación digital”.

El trabajo a distancia como práctica estándar

El aumento del trabajo a distancia se ha visto impulsado por la mayor accesibilidad a los potentes dispositivos móviles, la abundancia de nuevas tecnologías de colaboración y la omnipresencia del almacenamiento basado en la nube y las soluciones SaaS. Estos factores han convergido para eliminar cualquier límite en cuanto a dónde conectarse con los compañeros y hacer el trabajo. Como resultado, el 58% de los empleados trabaja a distancia al menos una vez al mes, lo que indica que la proliferación de la tecnología ha hecho posible la adopción de políticas de trabajo más flexibles.

Además, el estudio de GetApp desveló que casi el 40% de los empleados trabaja de forma remota una vez a la semana, lo que supone un aumento de casi el 400% en comparación con menos del 10% en 2010.

Los empleados no se sienten preparados para gestionar su activo más rentable: los datos

Si bien la rápida adopción de la tecnología en el lugar de trabajo ha tenido impactos culturales positivos, también ha creado nuevos obstáculos. El estudio de GetApp descubrió que los empleados se sienten poco preparados para afrontar los retos de seguridad que conlleva un panorama empresarial cada vez más cargado de datos. Gartner predice un aumento de las vulnerabilidades, ya que se espera que el número de puntos finales de IoT aumente de 4.800 millones en 2019 a casi 6.000 millones en 2020. A pesar de esta tendencia, sólo un poco más de la mitad de los empleados comunicó haber recibido formación sobre seguridad de datos. Es más, sólo dos de cada cinco empleados reciben formación de forma regular.

Dado que los datos son uno de los activos más valiosos para las empresas en la actualidad y en el futuro, garantizar que los empleados puedan proteger sus datos y aplicar los conocimientos para obtener una ventaja empresarial, marcará la diferencia entre ser un revolucionario desestabilizador del sector o verse desestabilizado.

La IA cambiará más la naturaleza del trabajo

Aunque se acepta que la inteligencia artificial ha cambiado y seguirá cambiando los negocios y los mercados completos, la implementación es todavía incipiente. El estudio desveló que, mientras que el 44% de los empleados esperan que la IA sea la tecnología más disruptiva para los negocios en el futuro, sólo el 12% podría afirmar que su organización utiliza la tecnología en la actualidad. Por muy perjudicial que se prevea que sea esta tecnología, asegurar que los empleados confíen en el empresario y en la tecnología en cuestión será fundamental para su adopción y éxito. Por tanto, las empresas deben considerar políticas más transparentes en relación a cómo se utiliza la IA en su organización, y alentar a los empleados a aprender, capacitarse y perfeccionarse para aplicar la tecnología en el futuro.