Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El nuevo paradigma para los SSD de ultra alta capacidad para centros de datos

  • Productividad

Samsung PM1733

Disponibles en 19 modelos, los SSD Series PM1733 y PM1735 PCIe Gen4 de Samsung combinan velocidades y capacidades innovadoras con soluciones de software revolucionarias diseñadas para el mercado de SSD premium. Estas tecnologías de software son 'fail-in-place', 'virtualización SSD' y 'aprendizaje automático V-NAND'.

Presentadas el pasado año, las unidades Series PM1733 y PM1735 de Samsung abrían un nuevo paradigma en el rendimiento de los SSD para centros de datos. Estos discos de estado sólido PCIe Gen4 integran tres innovaciones de software: la tecnología fail-in-place (FIP), que asegura que el SSD siga funcionando; la 'tecnología de virtualización' que proporciona espacios de trabajo virtuales independientes para múltiples usuarios; y la 'tecnología de aprendizaje automático V-NAND' que utiliza big data para verificar con precisión la validez de los datos, incluso cuando se opera a velocidades ultra altas.

La tecnología FIP de Samsung marca un nuevo hito en los 60 años de historia del almacenamiento al garantizar que los SSD mantengan el funcionamiento normal incluso cuando se producen errores a nivel de chip, lo que permite que, por primera vez en la industria, un SSD que nunca deje de funcionar.

En el pasado, el fallo en solo uno de varios cientos de chips NAND significaba tener que reemplazar un SSD completo, lo que causaba un tiempo de inactividad del sistema y el coste adicional del reemplazo de la unidad. Los SSD integrados con el software FIP de Samsung pueden detectar un chip defectuoso, escanear cualquier daño en los datos y luego reubicar los datos en chips que funcionen. Por ejemplo, si se identifica un fallo en cualquiera de los 512 chips NAND dentro de un SSD de 30,72TB, el software FIP activará automáticamente los algoritmos de manejo de errores a nivel de chip mientras mantiene alto el rendimiento y estable del disco.

Por su parte, la tecnología de virtualización SSD de Samsung permite que una sola unidad SSD se subdivida en un máximo de 64 SSD más pequeñas, proporcionando espacios de trabajo virtuales independientes para múltiples usuarios. Aprovechando este software, los proveedores de almacenamiento en la nube pueden extender sus servicios a un mayor número de usuarios con la misma cantidad de recursos para optimizar la competitividad del producto. La tecnología de virtualización también permite que los SSD asuman algunas de las tareas virtualizadas que suelen realizar las CPU del servidor, como Single-Root I/O Virtualization (SR-IOV), que requiere menos CPU del servidor y del SSD, lo que reduce la huella del servidor para una mayor eficiencia general de TI.

Finalmente, la tecnología de aprendizaje automático V-NAND de la compañía ayuda a predecir y verificar con precisión las características de las celdas, así como a detectar cualquier variación entre los patrones de circuito a través del análisis de big data. Esto garantiza una fiabilidad de datos superior, ya que el aumento de las velocidades de SSD plantea un desafío en la lectura y verificación de datos a través de los pulsos de voltaje extremadamente rápidos. Un SSD construido con más de 100 capas NAND de cuatro bits, que requiere un control de celda considerablemente más preciso que el NAND de tres bits, es capaz de generar los niveles más altos de rendimiento, capacidad y confiabilidad necesarios en los sistemas de almacenamiento de servidores y centros de datos con el software de aprendizaje automático.

Más información

La tecnología de almacenamiento permite a las empresas disponer de la capacidad necesaria para poder gestionar sus datos. Si quiere conocer más sobre la propuesta de Samsung Storage puede consultar este enlace.