Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

España solo aprovecha el 13,5% del potencial de la economía digital

  • Transformación digital

Empresa digital

La transformación digital es vista como un gasto para las empresas cuando debería plantearse como una inversión. De hecho, la inversión que hacen en transformación digital suele recuperarsea partir de los 12 meses. Las empresas del sector industrial, construcción, salud, alimentación y restauración deben avanzar en su digitalización.

Aunque la mayoría de las empresas, tanto pymes como grandes compañías, tienen ordenadores, acceso a internet o páginas web, muchas de ellas, fallan en procesos más complejos como, por ejemplo, los relacionados con el negocio electrónico. De hecho, a la hora de llevar a cabo procesos de compras y ventas, sólo 3 de cada 10 empresas usan habitualmente tecnología de la información, según el informe España Empresa Digital de la Cámara de Comercio.

Así, la alta tasa de digitalización de las empresas en nuestro país hace referencia a la disponibilidad de los equipos con los que éstas cuentan y, también, a su conectividad. Pero no hace referencia al uso de herramientas que suponen realmente una transformación digital del sector como, pueden ser, el uso de software especializado, la utilización del Big Data o la aplicación de nuevos procesos de gestión empresarial.

Una empresa se considera ‘digital’ cuando tiene una estructura ágil y flexible, y cuando se preocupa por la innovación e invierte en conocer nuevas tecnologías que le permitan optimizar sus procesos. No obstante, la transformación digital es vista como un gasto para las empresas cuando, en realidad, debería plantearse como una inversión. En este sentido, la inversión que hacen las empresas en transformación digital suele recuperarse, de media, a partir de los 12 meses. Aunque, hay que tener en cuenta que la inversión, al igual que la complejidad de la tecnología, es escalable al volumen de ventas de las compañías.

La transformación digital no es una opción sino una necesidad un cambio de cultura que afecta a empresas, instituciones y ciudadanos. Sin embargo, España solo aprovecha el 13,5% del potencial de la economía digital.

La transformación digital permite a las compañías, entre otras muchas cosas, tener un mayor control, mejorar su agilidad y flexibilidad, optimizar los recursos, generar una mayor rentabilidad, diferenciarse de sus competidores, disponer de una mejor recogida de datos y aumentar la captación de clientes. Las empresas que más necesitan apostar por la innovación y transformarse digitalmente en nuestro país son aquellas del sector industrial, construcción, salud, alimentación y restauración.