Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La crisis del COVID-19 acelera el uso de la firma digital en el sector bancario

  • Transformación digital

firma digital banca

La firma digital permite a las entidades financieras ofrecer servicios más ágiles y seguros, formalizando online y de manera inmediata contrataciones que ahora tardan días, y evitando desplazamientos. Contempla un amplio rango de procesos y documentos a firmar como apertura de cuentas, contratación de tarjetas de crédito, cambios de cuenta, etc.

La pandemia está impulsando la digitalización de muchos procesos en todos los sectores, incluso en algunos tan avanzados como la banca, donde la gestión sin papeles es el próximo paso. Para ello es necesario implementar el uso de la firma digital de documentos que, además, es válida para todo tipo de documentos y procesos contractuales de manera no presencial.

La firma digital en el sector bancario contempla un amplio rango de procesos y documentos a firmar como apertura de cuentas, contratación de tarjetas de crédito, fondos de inversión, renovación de contratos, cambios de cuenta, aceptación de condiciones generales, mandatos SEPA o préstamos. En el caso de los bancos, que operan a través de grandes redes de sucursales, la digitalización de sus procesos permite una mayor eficiencia y ahorro en costes, como consecuencia del abandono del uso del papel, costes de gestión de documentos, reducción de la intervención humana, entre otras.

Además de reducir costes y el impacto medioambiental, la firma digital ofrece multitud de ventajas para los bancos: aporta una mayor seguridad, simplifica y automatiza procesos; mejora la experiencia del cliente y, por ende, la relación con los socios comerciales; contribuye a ahorrar tiempo de gestión y mejora la imagen de marca corporativa.

El auge progresivo de las Fintech, aumentan la competitividad en el sector y para la banca tradicional supone acelerar su transformación digital para optimizar su gestión y mejorar la relación con los clientes, ofreciendo valores añadidos como la accesibilidad y la conveniencia de los servicios que proponen.

Como señalan desde SERES, la incorporación de la firma digital en la banca permite a las entidades financieras ofrecer servicios más ágiles y seguros, formalizando en minutos contrataciones que ahora tardan días, y evitando desplazamientos, ya que el servicio se puede ofrecer en cualquier lugar y momento a través de cualquier dispositivo conectado a Internet.

Más información 

El sector bancario está en plena transformación. Jugadores como Auriga están siendo claves en la innovación que se está llevando a cabo en segmentos como los cajeros automáticos, los sistemas de pago o la banca online y móvil. Puedes conocer más detalles de la propuesta de Auriga en este enlace.