Solo el 14% de las pymes españolas apostaba por la digitalización antes de la pandemia

  • Transformación digital

Telefonica-pyme-soporte

Aunque la evolución de las empresas españolas en los principales indicadores internacionales de digitalización es positiva no se ha avanzado de la misma manera en la dimensión de la integración de tecnología digital. España destinará el 33% de los fondos europeos a proyectos de digitalización, lo que puede dinamizar muchos proyectos potenciales.

La necesidad de resistir ha llevado a las empresas españolas a enfrentarse a una digitalización urgente y a someterse a fuertes cambios organizacionales y de adaptación a una mentalidad mucho más tecnológica que hace tan solo año y medio. Una digitalización que las hace más productivas, coste-eficientes, innovadoras y competitivas, clave para salir de la situación en la que se encuentran.

El peso de las Pymes es mayor en España que en el conjunto de la UE, y con un tamaño medio menor que en el resto de los países europeos. Las empresas de menos de 50 trabajadores, micropymes y autónomos suman el 98,9% del total de las empresas y el 49,58% del empleo. La urgencia de digitalizar a las pymes es evidente, sin embargo, ya antes de la pandemia, solo el 14% contaba con un plan de digitalización o estaba en ello.

Según Verne Group, que el mayor peso de la actividad recaiga sobre las pymes, es algo positivo y puede ser una fortaleza en cuanto al desarrollo digital, pues son empresas con una gran capacidad de adaptación y flexibilidad. Sin embargo, el reto se encuentra en que los conocimientos, herramientas y tecnologías necesarias para la digitalización estén a su alcance. “Es un error pensar que digitalizarse es un proceso costoso al que solo pueden acceder grandes empresas”, explica Gianni Cecchin, CEO de Verne Technology Group, compañía tecnológica especializada en telecomunicaciones y TIC. “Precisamente, la universalización de la digitalización permite que cualquier empresa pueda llevar a cabo pasos en su desarrollo digital sin grandes inversiones y es la clave para disminuir la brecha digital existente”.  

Aunque la evolución de las empresas españolas en los principales indicadores internacionales de digitalización es positiva, según se analiza en el Plan Impulsa de Digitalización de Pymes 2021-2025, no se ha avanzado de la misma manera en la dimensión de la integración de tecnología digital, situándose España en el puesto número 13 del ranking europeo. Afortunadamente, España destinará el 33% de los fondos europeos a proyectos de digitalización, algo que puede dinamizar muchos proyectos potenciales, sobre todo en un contexto de crisis económica.

“Las empresas necesitan esa ayuda en su proceso de digitalización, pero es importante que desde Europa exista un acercamiento real a los empresarios y se entiendan mejor sus necesidades a la hora de pensar y diseñar los fondos. Algo que se conseguirá con una mayor transparencia en lo relativo a la información sobre los fondos y un diálogo sólido entre administraciones públicas y empresas”, concluye Gianni Cecchin.