Las pymes deben digitalizarse aprovechando los fondos europeos anti COVID-19

  • Transformación digital

digitalizacion-proceso-clave-pymes

Muchas pequeñas y medianas empresas se encuentran muy lejos del grado de digitalización mínimo necesario para poder sobrepasar una crisis como la actual, de hecho, hasta el 10% de las empresas españolas no sobrevivirá a la COVID-19. La solución está en los fondos del programa Next GenEU, el 33% de los cuales se destinará a digitalización.

Según los datos del Banco de España, el 78% de las empresas españolas tienen menos de cinco empleados –es decir, la inmensa mayoría de las empresas de nuestro país son pymes- y muchas de estas empresas se encuentran muy lejos del grado de digitalización mínimo necesario para poder sobrepasar una crisis como la actual. De hecho, también según el Banco de España, hasta el 10% de las empresas españolas no sobrevivirá a la COVID-19. Estas empresas pueden aprovechar los fondos europeos del programa Next Generation EU para que su tejido empresarial sea más eficiente y productivo mediante la tecnología.

España es el segundo mayor receptor en términos absolutos de los fondos de recuperación, lo que supone alrededor de 140.000 millones de euros, un 11% del PIB español en 2019. Casi la mitad de los mismos se proporcionará en forma de ayudas directas. En cuanto al uso de estos fondos, la Unión Europea establece que un 33% sea asignado a la transición digital.

El gobierno español ha priorizado en diez políticas los objetivos de los fondos para contribuir al crecimiento sostenible e inclusivo, potenciando la digitalización. Entre ellos destaca la modernización y digitalización del tejido industrial y de la pyme, con un especial énfasis en la recuperación del turismo e impulso de una España como nación emprendedora. En este ámbito se incluye el impulso a la pyme mediante un plan de digitalización con inversión en equipamiento, capacidades, plataformas y redes.

Es fundamental que las empresas de todos los tamaños, especialmente las pymes que han sido las que más han sufrido el desastre económico provocado por la pandemia, sean capaces de plantear cuáles son sus necesidades a partir de una información plena y transparente, ya que se debe cumplir con una serie de requisitos muy exigentes para poder ser beneficiario de la ayuda. Las pymes y empresas que deseen realizar la presentación de su proyecto deberán enmarcarlo de acuerdo a las siguientes premisas:

--Agenda urbana y rural: lucha contra la despoblación y desarrollo de la agricultura.

--Infraestructuras y economías resilientes: desarrollo de soluciones basadas en la naturaleza y refuerzo y resiliencia climática en infraestructuras.

--Transición energética justa e inclusiva: desarrollo de un sector energético, competitivo, eficiente y descarbonizado.

--Una administración para el siglo XXI: impulsando innovaciones y acompañando al sector privado.

--Modernización y digitalización del tejido industrial y de la pyme, así como la recuperación del turismo e impulso de una España nación emprendedora.

--Refuerzo de las capacidades del Sistema Nacional de Salud.

--Educación y conocimiento, formación continua y desarrollo de capacidades.

--Nueva economía de los cuidados y políticas.

--Impulso de la industria de la cultura y el deporte.

--Modernización del sistema fiscal para un crecimiento inclusivo y sostenible.

A la hora de presentar cada proyecto concreto, la pyme debe realizar una definición concreta del mercado relevante al que puede hacer eco, como impactará el mismo y qué repercusiones tendrá.