España es el país europeo con una mayor presencia de la firma electrónica

  • Transformación digital

firma digital banca

La crisis sanitaria, junto con las restricciones de movilidad y el trabajo remoto, han acelerado de forma repentina la demanda de firma electrónica en las organizaciones. La adopción de la firma electrónica en el mercado español ha alcanzado el 83% y se espera que alcance el 90%, siendo su uso mayormente transaccional.

El aumento del teletrabajo y el hecho de que las empresas tengan que adaptar su funcionamiento de acuerdo con las normativas en torno a la COVID-19, provocando que surgiera la necesidad de las firmas electrónicas. En este nuevo contexto en el que ya no es necesario reunirse en persona ni ir a la oficina, la firma electrónica es una herramienta vital para trabajar de manera más eficiente.

El número de empresas que adoptan la firma electrónica está aumentando de forma rápida y significativa. Según IDG, España es el mercado de Europa con una mayor presencia de la firma electrónica, con una participación del 83% y a corto plazo llegará a ser del 90%. Como el uso ya es muy elevado, lo que buscan ahora las organizaciones es una mayor integración de la firma electrónica en sus procesos. Sin embargo, el 83% de las empresas opinan que la experiencia del usuario que ofrece su solución existente no es satisfactoria, por lo que se pueden aplicar ciertas mejoras en cuanto a los flujos de trabajo, las integraciones así como a la hora de elegir la solución más adecuada para la empresa.

El principal caso de uso de la firma electrónica en Europa es transaccional. Esto se debe a la necesidad de agilizar los flujos de trabajo de acuerdos como las solicitudes de préstamos, los documentos de recursos humanos o los contratos comerciales. Las empresas se inclinan más por la adopción de la firma electrónica debido a las necesidades de seguridad y para protegerse contra el fraude.

Las empresas están adoptando rápidamente la firma electrónica porque necesitan hacer la transición al teletrabajo debido a las normativas sanitarias en torno a la COVID-19. El motivo para implementar la firma electrónica a menudo se basa en una sola necesidad inicial en lugar de una auditoría más amplia de las necesidades empresariales, lo que suele significar pasar por alto aspectos en los que la tecnología podría agregar un valor aún mayor a la empresa. Los requisitos que no se han tenido en cuenta y la evolución de estos a menudo implican que la solución actual implementada no satisfaga las necesidades de la empresa.

Más información

La innovación es esencial a la hora de permitir a las empresas que digitalicen sus procesos comerciales. Garantiza la confianza en las transacciones y genera nuevas fuentes de ingresos.  Empresas como Camerfirma ayudan a simplificar las transacciones al gestionar toda la complejidad relacionada con el cumplimiento normativo, los riesgos de fraude y los procesos comerciales en tu nombre. Puedes obtener más información sobre la propuesta de Camerfirma en este enlace.