El 44% de las pymes pagaría más por un mejor asesoramiento

  • Estrategias

pyme asesoramiento

La labor de las asesorías es fundamental para las pequeñas empresas, y la tecnología está generando que pymes y asesores descubran nuevas funciones que pueden ser más útiles en términos de negocio. La digitalización ayuda a automatizar gran parte de las tareas rutinarias de las asesorías, y a tener un mayor control y transparencia sobre la información contable.

El sector de las asesorías está viviendo una transformación radical de procedimientos y, también, de prioridades. Los despachos profesionales buscan actualizarse para poder seguir siendo útiles a sus clientes. Y es que, tal y como revela un estudio de Anfix, el 44% de las pequeñas empresas estaría dispuesta a pagar más por un mayor asesoramiento, que les ayude a ser más competitivas en el nuevo entorno. En este sentido, un asesoramiento útil, aplicable y continuo se convierte en el servicio más demandado. Sin embargo, actualmente, el cumplimiento fiscal es, para 8 de cada 10 pymes, la principal tarea resuelta por sus asesores.

La labor de las asesorías es fundamental para las pequeñas empresas, ya que les permite delegar todas sus obligaciones contables y despreocuparse de una tarea que, en la mayoría de los casos, les resulta compleja. La tecnología existente permite agilizar gran parte de la actividad contable, lo que está generando que Pymes y Asesores descubran nuevas funciones que pueden ser más útiles en términos de negocio.

Paralelamente a la prestación de los servicios tradicionales, como contabilidad, fiscalidad, impuestos y gestión de nóminas, los Despachos Profesionales están apostando por nuevas fórmulas que les ayuden a crecer junto a sus clientes. El 38,9% tiene la intención de potenciar sus servicios de consultoría de negocio, y un 10%, las opciones de búsqueda de financiación.

La digitalización será el piloto que conduzca la transformación del sector. El 80% de los despachos indica que avanzará en sus procesos de transformación digital antes de finales de año, lo que repercutirá notablemente en la relación con sus clientes. Esta modernización logrará, entre otras ventajas, automatizar gran parte de las tareas rutinarias, permitiendo agilizar los procesos y dedicar este tiempo a otras funciones más valoradas. Además, la digitalización favorecerá un mayor control y transparencia sobre la información contable.

TAGS PYME