Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Desventajas de trabajar con una solución de gestión desactualizada

  • Productividad

gestion ERP pyme

Las oportunidades que ofrecen las nuevas soluciones de gestión empresarial son más que evidentes, permitiendo mejorar la eficiencia de los procesos y aumentar la productividad para responder a las necesidades del mercado. Trabajar con sistemas de gestión desconectados y poco flexibles limita el crecimiento de las empresas y pone en riesgo su futuro.

Más sobre Tendencias TI

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española en datos

¿Cómo gestionar los riesgos y la seguridad en 2019? 

Índice de interconexión global

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente

SophosLabs 2019 Threat Report

Construyendo las plataformas digitales del futuro

El avance de las tecnologías y el desarrollo de sistemas de gestión cada vez más eficientes ha revolucionado el día a día de las empresas y de los trabajadores. Además, ha tenido un impacto directo en las expectativas de los clientes, que ahora esperan mucha más agilidad por parte de las empresas a la hora de gestionar sus solicitudes. De hecho, más del 90% de los clientes consideraría cambiar de socio antes de trabajar con una compañía que utilice tecnología desactualizada. Por eso es fundamental responder al nuevo entorno con soluciones eficientes para que las compañías puedan captar nuevos clientes, mantener a los actuales y retener el talento interno. Según Prodware, estos son los principales inconvenientes a los que se enfrentan las empresas con sistemas desactualizados:

Coste de oportunidad

Al igual que la tecnología, las necesidades de las empresas se encuentran en continua evolución. Por ello, es fundamental contar con herramientas capaces de responder a los cambiantes requerimientos de la compañía y de adaptarse de forma sencilla, sin complicaciones ni altos costes.

El avance de la tecnología ha permitido a las empresas plantear procesos de implementación mucho más ágiles para que la transición a nuevas soluciones no se convierta en un proceso largo y costoso. En este sentido, la tecnología en la nube ha impulsado en gran medida el desarrollo de entornos fácilmente integrables que se comunican entre sí para garantizar la productividad de las empresas. La nube permite desarrollar soluciones muy avanzadas, asequibles en cuanto a recursos y tiempo para compañías de todos los tamaños y sectores de actividad.

Falta de control de la información

Cuando los entornos tecnológicos de una empresa no se encuentran conectados es difícil garantizar la efectividad de las comunicaciones con clientes o contactos. Tener el control de las interacciones entre empresa y cliente permite trabajar con más información para enfocar el mensaje y tener una comunicación efectiva. Además, las compañías que integran sus sistemas tienen un mayor control de su trabajo, mayor efectividad y son más productivas. La integración de los datos permite también extraer mucha información de negocio de forma sencilla, evaluarla y compararla para tomar mejores decisiones.

Falta de protección ante amenazas

Trabajar con un software de gestión desactualizado es además un riesgo para la seguridad de la empresa. La tecnología en la nube protege de forma automática los datos almacenados en sus servidores garantizando altos grados de protección ante amenazas, mientras que una solución en local desconectada puede ser un canal de entrada de ciberamenazas.