Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cuando merece la pena invertir en software cloud en el despacho profesional

  • Productividad

Mujer con portátil

Ya es habitual oír hablar de soluciones cloud y de empresas que trabajan en la nube. Pero ¿es una tendencia real o una moda pasajera? ¿Merece la pena invertir en ella? Wolters Kluwer analiza las ventajas de esta solución tecnológica que permite innovar y crecer centrándose en el negocio de la empresa.

Acceder de forma remota a software, archivos o procesamiento de datos a través de internet, sin tener que estar ante nuestro ordenador habitual o junto a nuestro servidor local: ésta es una de las grandes ventajas que hace que cada vez más empresas se acerquen a la nube, o al cloud computing, que es una manera de trabajar en auge. De hecho, en el primer trimestre de 2018, el 23,2% de las empresas españolas de 10 o más empleados compró servicios en la nube, y el aumento es progresivo.

Los servicios de cloud computing crecen porque hacen a las empresas más competitivas, en la medida en que estas se centran en su core business y pueden ser más innovadoras. Eso se debe a las facilidades para la instalación, el acceso y el manejo y también a que permiten unas posibilidades comunicativas acordes a las de la sociedad de la información. No es raro que una empresa tenga sedes en diferentes continentes o que dentro de una misma ciudad varios compañeros trabajen bajo techos distintos. Así se consiguen fórmulas de trabajo más ágiles y colaborativas.

Cuando una empresa empieza a trabajar con cloud computing trata de mejorar su productividad y competitividad. Wolters Kluwer señala los principales beneficios de la nube:

--Reducción de costes. Al disponer de la nube, la empresa no necesita invertir en infraestructura tecnológica ni en licencias de software. Además, consigue zafarse de otro de los clásicos frenos para la productividad: el mantenimiento de equipos.

--Accesibilidad. Las soluciones cloud no exigen estar pegados a un equipo, pudiendo acceder desde casa o desde la oficina de un cliente. Esa movilidad mejora nuestra productividad y permite una mejor conciliación de la vida laboral y familiar a los equipos.

--Siempre actualizados. Mantenerse al día en un mundo tan cambiante como el de las prestaciones tecnológicas es complejo y costoso. Sin embargo, de esta manera siempre estaremos a la última sin necesidad de sobrecostes.

--Seguridad. Como ocurre con la actualización o el mantenimiento, trabajar con un proveedor especializado siempre nos va a proporcionar mayor seguridad y control de nuestros datos que cualquiera de las soluciones tradicionales.

--Proyectos personalizados. Este tipo de propuesta nos permite acceder a soluciones muy personalizadas tanto en la apariencia como en la dimensión. Son propuestas escalables si nuestro negocio crece y necesita otras prestaciones.

--Pago por uso. Con este tipo de propuestas vamos a pagar por aquello que usemos. Si nuestras funciones cambian o adoptamos otras formas de trabajar eso no repercutirá en nuestra inversión. Antes, con propuestas más estáticas como la compra de licencias de software, no había vuelta atrás en la inversión.

En resumen, las ventajas del cloud son variadas y van desde la accesibilidad a la seguridad, pasando por un impacto positivo en los costes. Una alternativa de futuro para las plataformas de trabajo y servicio que se están imponiendo en la mayoría de empresas, de ahí que cada vez existan más programas que permiten la gestión de datos en la nube. Ejemplos de ello son a3factura, a3doc cloud, a3EQUIPO y a3nómina cloud.