Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Sólo al 19% de la población activa le está permitido teletrabajar

  • Productividad

teletrabajo movilidad

Esta modalidad laboral tiene ventajas tanto para las empresas, que pueden ahorrar considerablemente en costes de infraestructuras e incrementar la motivación de los empleados, lo que se traduce en una mayor productividad. Asimismo, ayuda a retener al personal.

En la actualidad los trabajadores ya no sólo se fijan en el salario que percibirán cada mes a la hora de buscar trabajo, sino en un conjunto de beneficios adicionales que ofrecen las empresas y que también pueden resultar determinantes a la hora de decidir entrar a formar parte de una empresa. Entre estos beneficios que conforman el salario emocional se encuentran la formación, la jornada flexible, medidas que faciliten la conciliación o disponer de días adicionales de vacaciones.

Otro factor del salario emocional que está despuntando a nivel mundial y que destaca como un aspecto muy valorado entre los empleados es el teletrabajo, es decir la posibilidad de trabajar a distancia. De hecho, es una tendencia que cada vez tiene más peso en Europa y, según los últimos datos publicados por Eurostat, Dinamarca (37%), Suecia (33%) y Holanda (30%) encabezan el ranking de países con mayores porcentajes de empleados que teletrabajan, ya sea de manera permanente u ocasional.

En España, el teletrabajo no está tan implementado. Con motivo del día Internacional del Teletrabajo, que se celebra este 16 de septiembre, InfoJobs hace públicos los resultados de un estudio que indican que, en España, solo el 19% de la población activa afirma disfrutar de esta modalidad en su empresa. Si ahondamos más en los datos, en el 58% de los casos, el teletrabajo sólo se permite en ocasiones puntuales y que no está instaurado como algo regular. En el lado opuesto, el 21% pueden teletrabajar 3 o más días a la semana, el 11% tiene permitido un día de teletrabajo a la semana y el 10% puede disfrutar de dos días.

Basándonos en aquellos empleados que no tienen la posibilidad de teletrabajar, el 65,5% indicó que le gustaría que en su empresa se contara con esta modalidad de trabajo. Cuando se les preguntó qué tipo de jornada de teletrabajo desearían tener, la mayoría (41%) afirmó que le gustaría poder teletrabajar en ocasiones puntuales cuando tuvieran la necesidad. En cambio, un 26% desearía poder teletrabajar 3 o más veces a la semana, el 20% poder hacerlo un par de días a la semana y un 13% estaría satisfecho con poder hacerlo un día.

Medidas como la implantación del teletrabajo, encajan en una nueva mentalidad empresarial basada en la confianza y el compromiso, en la que lo que se valora es la entrega de resultados y el cumplimiento de objetivos y no el presentismo. Reducción de costes para las empresas y poder conciliar la vida familiar con la laboral para los empleados, las dos ventajas más importantes del teletrabajo

Aunque sea incipiente, ya hay compañías que implementan esta modalidad de trabajo y disfrutar de las ventajas que supone. En primer lugar, hay que destacar la reducción considerable de costes en diferentes áreas, como la infraestructura y los equipos, y favorece la motivación de los empleados y, una mayor motivación, se traduce en una mayor productividad. Asimismo, ayuda a retener al personal y a reducir las horas personales y los días por enfermedad.