Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Maximiza la productividad con la Gestión de la Movilidad Empresarial

  • Productividad

enterprise mobility

El objetivo de la Gestión de la Movilidad Empresarial (EMM) es, además de hacer posible que los usuarios finales trabajen en dispositivos móviles, ayudarlos a ser lo más productivos posible cuando deciden utilizarlos para ese propósito. Un ejemplo es la solución Citrix Endpoint Management.

La movilidad en el puesto de trabajo se hace cada vez más necesario, de ahí la importancia de adoptar el Enterprise Mobility Management (EMM) o la Gestión de la Movilidad Empresarial. Se trata del conjunto de tecnologías, procesos y políticas destinadas a asegurar y administrar el uso de dispositivos móviles corporativos y BYOD dentro de una organización.

En lugar de restringir el uso de dispositivos móviles en el trabajo, muchas organizaciones optan por implementar soluciones EMM, consiguiendo con ello una mayor flexibilidad en cuanto al uso de dispositivos para los usuarios a la vez que se mantiene el control de TI.

El objetivo de la EMM es, además de hacer posible que los usuarios finales trabajen en dispositivos móviles, ayudarlos a ser lo más productivos posible, para lo que les ofrece aplicaciones de productividad móvil desarrolladas y óptimas para el negocio como correo electrónico, calendario, un navegador web seguro, edición de documentos y acceso remoto a recursos empresariales como aplicaciones, escritorios y archivos, que permiten a los empleados móviles ser igual de productivos y seguros como los que están en la oficina.

Un ejemplo es la solución Citrix Endpoint Management, una herramienta de Gestión de Aplicaciones Móviles MAM). Se trata de un elemento clave en la Gestión de la Movilidad Empresarial que permite al departamento de TI administrar solo aquellas aplicaciones necesarias para realizar su trabajo y no todo el dispositivo. De esta forma, TI puede aplicar políticas de seguridad a ciertas apps, limitar el intercambio de datos corporativos entre aplicaciones y eliminar, de forma selectiva, apps o cualquier dato asociado sin borrar completamente todo el contenido del dispositivo.