Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las empresas no se encuentran debidamente protegidas contra el fraude

  • Seguridad

malware seguridad

Las brechas de datos debidas a fallos internos o de los empleados encabezan los fraudes cometidos en 2017. Las tecnologías relativas al acceso y las soluciones antivirus son las más utilizadas para combatir el fraude, si bien la Inteligencia Artificial o el Machine Learning serán claves en el futuro. La formación también resulta vital en una estrategia antifraude.

Los responsables de fraude predicen un incremento en el fraude dentro de sus empresas si las tecnologías, herramientas y procesos actuales se mantienen. De hecho, tan sólo una minoría considera que sus organizaciones se encuentran correctamente protegidas, como indica el estudio ‘Building a Fraud Fortress” de TransUnion sobre tendencias de fraude.

De acuerdo con el estudio, los fraudes más importantes cometidos en 2017 fueron protagonizados por brechas de datos debidas a fallos internos o de los empleados, como señala un 63% de los encuestados. Por su parte, un 50% citan las brechas de datos causadas por actividades maliciosas externas, un 45% los fallos en los sistemas de autenticación, un 43% los fallos en los servicios basados en la web y un 42% el phishing.

Para los directores de riesgo, la formación y la tecnología son las claves de una estrategia correcta a la hora de luchar contra el fraude. En este sentido, el 49% de las compañías cuentan con programas de formación antifraude y muchas otras tienen planes para desarrollar este tipo de programas entre sus empleados. Además, el 43% de los directores confía en poder llevar a cabo experiencias realistas para comprobar cómo responden los trabajadores. Tan sólo el 25% cree que la tecnología por sí sola protege a la organización de cualquier riesgo procedente de un fraude cometido desde un ordenador.

Preguntados por las tecnologías más utilizadas para combatir el fraude, el 52% citan a las relativas al acceso, el 50% a las soluciones tradicionales de antivirus, el 45% a las que tienen que ver con la vigilancia y el 42% a las que analizan URL. Además, creen que las inversiones en otras tecnologías, como la Inteligencia Artificial (45%), la automatización de procesos, o Machine Learning, (37%) y la biometría (37%) se situarán a la cabeza en los próximos dos años.

Sin embargo, una de las tecnologías clave para la prevención será la de verificación de identidades. Así lo confirma el 90% de los profesionales, frente al 75% del año pasado. Incrementar las tasas de verificación también será una prioridad para el 78% de los encuestados.