Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La digitalización en el sector bancario es ya una realidad

  • Transformación digital

GMV Fintech Apertura

Las elevadas comisiones, la complejidad de las operaciones y la crisis económica arrastran a la banca tradicional hacia la transformación digital. La mayor comodidad y la rapidez en las transacciones bancarias es uno de los valores añadidos de las nuevas Fintech.

Los servicios fintech están revolucionando el sector bancario, provocando un cambio de hábitos por parte de los usuarios que no son nativos digitales. Por ejemplo, la generación X, pese a haber crecido antes del boom digital, cada vez prioriza más las operaciones financieras telemáticas frente a los procesos de la banca tradicional.

Desde hacer consultas de la cuenta bancaria vía móvil, a pagos online y transferencias que se pueden hacer desde casa, la digitalización en el sector bancario es una realidad. En esta línea, The Valley subraya las causas principales de este trasvase de clientes desde la banca tradicional a los nuevos servicios digitales:

Falta de transparencia en la banca tradicional
La falta de transparencia de algunas entidades han afectado de forma negativa a la confianza de los clientes en la banca tradicional. Además, el trato directo con los profesionales que se produce en las sucursales físicas ha dejado de ser garantía de fiabilidad, según se extrae de un estudio realizado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Descontento social producido por la crisis económica
El papel desempeñado por la banca tradicional en la crisis, y los rescates a los que se han sometido ciertas entidades, también ha contribuido a dañar la imagen ante los clientes. La generación X ha vivido esta situación en pleno momento de acceder al mercado laboral, lo que ha acentuado las consecuencias de la crisis y en algunos casos ha dado lugar a prejuicios que los llevan a optar por servicios digitales alternativos.

Menos gastos y comisiones en la banca digital
Disponer de una cuenta bancaria sin gastos de apertura ni mantenimiento, favorece la huida de muchos usuarios de la banca tradicional hacia las fintech. La ausencia de espacios físicos donde acudir a realizar las transacciones y la menor presencia de personal en la compañía favorecen el abaratamiento de costes para el cliente. Además, algunas de estas nuevas compañías, tienen acuerdos con entidades físicas que permiten que el usuario lleve a cabo operaciones sencillas, como obtener efectivo del cajero. Gracias a ellos, el cliente accede a un modelo bancario mixto por un precio más bajo, lo que favorece el efecto llamada.

Operaciones online más sencillas
La mayor comodidad y la rapidez en las transacciones bancarias es otro de los valores añadidos de las fintech frente a la banca tradicional. El aquí y ahora en el procesamiento de las operaciones bancarias no sólo permite realizar las transacciones desde casa sin necesidad de esperar colas en una sucursal, sino que ha agilizado los trámites bancarios a través de servicios disponibles las 24 horas, 7 días a la semana y en cualquier parte del mundo. A pesar de las reticencias que pueden tener ciertos usuarios que no son nativos digitales, la sencillez en las operaciones y el cada vez mayor acceso a dispositivos móviles contribuye a que los clientes mayores de 35 años también se sumen a esta ola digital.