Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Tecnologías que transformarán la banca en esta década

  • Transformación digital

transformacion banca

En el año 2029, la banca se basará en infraestructuras de acceso abierto, virtuales, ágiles y resistentes, tecnologías digitales, y estrategias sostenibles, con los datos como activo estratégico. IDC cree que los productos y servicios se parecerán mucho a los actuales, pero se verán mejorados por ofertas innovadoras.

La transformación en la industria bancaria depende de tantas tecnologías que es un desafío priorizar las implementaciones en el contexto de las necesidades económicas y sociales para la próxima década. IDC señala qué tecnologías serán más importantes para la transformación continua de la industria bancaria en estos 10 años:

El banco verde

La tendencia hacia una economía sostenible probablemente se intensificará aún más, ya que el coste de no cumplir con los objetivos climáticos se volverá más obvio. Las instituciones financieras deberán reaccionar y convertirse en organizaciones más ecológicas.

La huella de carbono de las instituciones financieras está dominada por el consumo de energía en centros de datos y edificios. Los programas de eficiencia energética y la apuesta por cloud serán clave para resolver esto.

Otro aspecto a cuidar es la huella de carbono causada por los préstamos e inversiones en sectores intensivos en energía, como el sector de combustibles fósiles, la fabricación, la construcción, la producción de productos químicos y alimentos. Los bancos se arriesgarán a dañar su reputación en caso de que no tengan en cuenta las emisiones de carbono de sus clientes en su estrategia de préstamos.

Digitalizando todo el camino

La digitalización de los servicios financieros avanzará rápidamente. El brote de COVID-19 impulsará la adopción de tecnologías digitales y la aceptación de los canales digitales por parte de los consumidores. Las instituciones financieras deberían tratar de beneficiarse de esta dinámica e invertir en nuevas herramientas, canales y pasar a un ciclo de vida de producto totalmente digital. Esto irá de la mano con niveles de automatización más altos en las operaciones, ya que la automatización del back office será un factor crítico de éxito para facilitar experiencias digitales casi en tiempo real.

Sin embargo, la banca abierta y las nuevas experiencias del ecosistema tendrán un efecto más fundamental en los servicios financieros. Los clientes buscarán consumir productos y servicios que les importen, el componente financiero, ya sea pago, crédito, seguro, pasará a un segundo plano y será cada vez más invisible para el cliente. Esto significa que los bancos deben colaborar con el ecosistema y hacer que sus servicios y productos estén disponibles sin inconvenientes a través de API y elevar sus capacidades para garantizar la seguridad, la idoneidad y la gestión de riesgos en el ecosistema digital.

Infraestructura virtual

La pandemia ha planteado desafíos a la flexibilidad, la resistencia y los costes asociados con la infraestructura bancaria heredada. Las cargas de trabajo y los datos sensibles pueden seguir manejándose dentro de los muros de la organización, pero la institución debe prepararse para crear y administrar una infraestructura virtual que ya no esté definida por la ubicación. Las APIs abiertas, los microservicios y los contenedores serán las tecnologías críticas que se adoptarán en la década de 2020 para permitir la creación de una infraestructura fluida que pueda responder de manera más fácil y rápida a cualquier necesidad o disrupción del mercado.

El banco impulsado por datos

Los datos serán el motor de cada fase esencial de la transformación de la banca. Los datos son un activo que el banco nunca ha podido aprovechar por completo. Mirando hacia 2029, es imposible creer que una institución pueda continuar sobreviviendo en una era en la que no solo el banco confía en los datos que recopila, sino que no participa en el intercambio de datos con otras instituciones e industrias en un entorno abierto. La UE ya ha obligado a los bancos a compartir datos para apoyar la innovación y la conveniencia en los pagos (PSD2), y esto será solo el comienzo.

Más información 

El sector bancario está en plena transformación. Jugadores como Auriga están siendo claves en la innovación que se está llevando a cabo en segmentos como los cajeros automáticos, los sistemas de pago o la banca online y móvil. Puedes conocer más detalles de la propuesta de Auriga en este enlace.