La PYME pone rumbo al mundo digital

  • Transformación digital

digitalizacion-proceso-clave-pymes

2020 ha supuesto una dura prueba para los pequeños negocios y autónomos que, en muchos casos, habían postergado su decisión de digitalizarse. Sin embargo, con la irrupción de la pandemia, han tenido que empezar este proceso, que continuará en 2021 tratando de impulsar más el comercio electrónico y el marketing digital, y prestando atención a la seguridad de los datos.

Seis de cada diez autónomos y pymes de este país están convencidos de que sólo los negocios más digitalizados podrán hacer frente al impacto negativo de la pandemia y, de hecho, muchos de ellos se han tenido que digitalizar en un tiempo récord para hacer frente al cierre parcial o total de sus establecimientos físicos. Por ejemplo, el teletrabajo y el uso de herramientas tecnológicas han sido una buena opción para seguir trabajando y les ha permitido seguir con su actividad.

Sin duda, ha sido un punto de arranque en el que van a profundizar en 2021 para afianzar sus estrategias. De hecho, los resultados de los estudios realizados por GoDaddy a lo largo de este año sugieren que hay un largo camino por recorrer. Estas son sus principales conclusiones:

- Una página web, tan cerca y, sin embargo, tan lejos: la pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de dar el salto digital y tener una versión online de un negocio. Disponer de una página web se ha convertido en algo imprescindible, y el 37% de las pequeñas empresas y autónomos españoles reconocen que les hubiera gustado tener una para hacer frente a la nueva situación laboral, según datos de GoDaddy. Los beneficios que ofrece son ampliamente conocidos, sin embargo, el 12% de las empresas continúan sin encontrar ninguna ventaja en tener un sitio web, según la segunda edición del informe “¿Tu negocio tiene web? Oportunidades y retos que plantea el entorno digital a los autónomos y pequeñas empresas en España 2020”, realizado por firma. Sin embargo, este mismo estudio pone de manifiesto que todavía un 78% no sabe los pasos que deben seguir para poner en marcha este activo digital, configurándose por tanto como la principal barrera para dar el salto. Hoy en día, existen herramientas online para ayudar a los clientes con poca o ninguna experiencia técnica a crear un sitio web para su empresa.

- El ecommerce, un activo digital por conquistar: si contar con una web es muy importante, la crisis ha convertido al comercio electrónico en un elemento indispensable para la viabilidad de los pequeños negocios en España. Sin embargo, los datos ponen de manifiesto que estamos ante un activo digital por conquistar. De hecho, el 90% de las pequeñas empresas y autónomos españoles no oferta sus productos o servicios en canales de venta online, de acuerdo con su estudio “Radiografía de las pequeñas empresas y autónomos españoles”. Asimismo, sus datos apuntan a que un 21% de las pequeñas empresas y autónomos españoles que cuentan con una web carecen de canal de venta propio que les ayude a capear esta crisis. Como consecuencia, renuncian a una vía alternativa de generación de ingresos que se ha convertido en capital en el contexto actual.

- El marketing digital y las redes sociales, un territorio por explorar: el cierre de los espacios físicos reduce considerablemente la posibilidad de atraer clientes a sus negocios, por lo que es fundamental apostar por nuevas vías que permitan llegar a un mayor público objetivo y sin necesidad de contacto físico. Según sus últimos estudios, el 89% de las pequeñas empresas y autónomos españoles declara no utilizar estrategias de SEO, mientras que el 95% no hace uso de estrategias de SEM y el 92% dijo no utilizar estrategias de contenido para ayudar a mejorar su posicionamiento web.  A estos datos, además, hay que añadirle el hecho de que apenas 6 de cada 100 tiene contrada publicidad online para promocionar su negocio y un tercio no lleva a cabo estrategias digitales para conocer mejor a sus clientes potenciales. La conclusión es evidente: el marketing digital y las redes sociales son un territorio inexplorado que puede ayudar a un negocio a captar clientes actuales y nuevos, y para los autónomos españoles es una oportunidad de mejora.

- La protección de la seguridad de los sitios web, una cuestión en desarrollo: proteger la información en Internet es una de las prioridades y deberes de las empresas con sus clientes, proveedores, etc. Según una encuesta de la compaía, el 92% de los encuestados respondieron que actualmente no utilizan la certificación SSL (Secure Socket Layer) para su sitio web.  El hecho de tener un certificado SSL instalado en un sitio web ofrece protección para la transferencia de datos. Contar con el certificado SSL posiciona el sitio web como seguro en los resultados de búsqueda gracias a la visualización del icono de un candado en la barra de direcciones de la URL, lo que puede ayudar a crear confianza entre los visitantes y clientes del sitio web.