España es el país europeo con un mayor grado de digitalización entre las pymes

  • Transformación digital

Telefonica Pymes

En España, las empresas han cambiado y han adoptado un espíritu de startup: desde que la pandemia golpeó su negocio, están más abiertas a la innovación y a la mejora. Aunque han sufrido notablemente el impacto de los confinamientos, las pymes han sabido encauzar sus ventas hacia el canal online.

Nadie duda de la importancia de los pequeños negocios para el tejido económico español. No solo por la relevancia que tienen dentro del ecosistema empresarial, del cual representan el 94,5% de las empresas del sector privado, sino por la trascendencia que tienen en nuestro día a día y en nuestra ciudad. Para que estos negocios puedan optimizar su trabajo, maximizar su facturación y cumplir con las expectativas de sus clientes, es crucial que vayan incrementando el nivel de adopción de la tecnología dentro de sus operaciones. Pues bien, el tercer informe de GoDaddy sobre digitalización en las pequeñas empresas señala que España es el país donde mayor digitalización existe en este colectivo.

Sin duda, la crisis ocasionada por la COVID-19 ha supuesto un gran avance para el ritmo de la digitalización y, por ello, vemos que España cuenta con muchas empresas que se acaban de iniciar en este mundo digital. Uno de los factores que destacan es la necesidad de las pequeñas empresas de seguir funcionando durante los confinamientos existentes; de hecho, el 32% de las empresas españolas lo considera un reto.

El informe de GoDaddy, fruto de una encuesta online realizada por Kantar a más de 5.000 empresas europeas, define el índice de digitalización de las empresas en una escala de 0 (nivel muy bajo de digitalización) a 100 (muy alto). La nota media obtenida por las empresas analizadas es de 42, siendo las empresas españolas las que obtienen una mayor puntuación (45).

La mayoría de las pequeñas empresas alemanas puede clasificarse como “asentadas digitales”. Entre las pequeñas empresas francesas existe una elevada proporción de escépticos digitales, mientras que en España e Italia predominan las pioneras digitales y las iniciadas digitales. Las pioneras digitales se caracterizan por equipadas con dispositivos técnicos (incluso las tablets son utilizadas por más del 50% de sus empleados), y usar más que la media los sistemas y herramientas digitales para procesos internos (más del 80% utilizan herramientas y servicios de videoconferencia para almacenar y transferir datos). En cuanto a las iniciadas, La mitad de las empresas utilizan smartphones, portátiles o PCs, utilizan a veces herramientas internas y externas para la comunicación, y, en lo que respecta a los sistemas de seguridad, están a la cola: solo la mitad de ellas utiliza un software antivirus, una cuarta parte emplea un software CRM (por encima de la media) y tres de cada diez trabajan con un diseñador web.  

España e Italia son los países en los que existen menos empresas escépticas ante la importancia de la digitalización. Sin embargo, pese a estar más convencidas, son los países donde más empresas se están iniciando en este momento con un 22%. Ambos países comparten una peculiaridad: las pequeñas empresas saben lo importante que es la digitalización y están dando el paso para llevarla a cabo.

De acuerdo con GoDaddy, las pequeñas empresas españolas han adoptado un nuevo enfoque, ya que están abiertas a la innovación y a la mejora. Aunque estas corporaciones han sufrido notablemente el impacto de la pandemia por los estrictos confinamientos, han sabido encauzar sus ventas hacia el canal online. Siete de cada diez empresas de Alemania, España e Italia tienen página web o presencia en las redes sociales. Las pequeñas compañías españolas están a la cabeza en el manejo de redes sociales, mientras que las compañías alemanas son las que más webs de e-commerce tienen.

Por otro lado, más del 50% de las corporaciones de todos los países dieron smartphones y PCs a sus empleados durante el confinamiento para mejorar el acceso al teletrabajo. Por otro lado, las pequeñas empresas españolas son las que más utilizan el correo electrónico y el servicio de atención al cliente.