El 56% de las pymes españolas incrementará su inversión en TI en 2022

  • Transformación digital

Sage pyme

Crecerá especialmente la inversión en marketing y publicidad, comercio electrónico, páginas web o hardware IT. El 25% de las pymes reconoce que la adopción de nuevas tecnologías les está ayudando a derribar barreras para operar mejor y vender más, y un 22% para mantenerse conectados con sus clientes.

El COVID-19 ha ayudado a las pequeñas y medianas empresas a aumentar su confianza en la digitalización. Así se desprende del informe “Small Business, Big Opportunity?”, elaborado por Sage, que señala que el 59% de las pymes españolas está mejor preparada para gestionar la adopción de nuevas tecnologías que antes de la pandemia, y el 56% incrementará su inversión en tecnología con respecto al año pasado.

La tecnología ha sido una de las grandes aliadas de las pymes de nuestro país a la hora de afrontar la pandemia. De hecho, un 12% reconoce que la falta de habilidades digitales dentro del negocio comprometió los resultados de su empresa el año pasado. Paralelamente, muchos afirman que la adopción de nuevas tecnologías está ayudando a las pymes a derribar barreras para operar mejor (25%) y vender más, o para mantenerse conectados con sus clientes (22%), mientras que el 35% considera que la adopción digital es un motivo para confiar más en el éxito futuro de su negocio.

El 64% de los responsables afirman que la confianza de sus empresas en la tecnología ha aumentado de forma permanente tras la pandemia, una confianza que se traducirá en una mayor inversión, especialmente en marketing y publicidad (30%), comercio electrónico (24%), páginas web (23%) o hardware IT (23%). Entre los beneficios que las pymes perciben de esta inversión, el 47% de los encuestados considera que les permitirá ser más rentables, el 38% que mejorará sus relaciones con los clientes, el 37% que ahorrarán tiempo y el 32% que podrán ampliar su oferta lanzando nuevos productos.

Además, la tecnología no solo resulta fundamental para la operación y los resultados del negocio, también para mejorar la sostenibilidad de las empresas. Aunque este aspecto tiene una prioridad relativa en la agenda de las pymes españolas, no son pocas las que creen que les ayudará a abastecerse de suministros más sostenibles (30%), a gestionar los costes de reciclaje de los residuos (29%) o a monitorizar el consumo de energía y las emisiones de CO2 (26%).