Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Ventajas de la ultramovilidad para los trabajadores digitales

  • Ultramovilidad

Usuario con smartphone

Frente a un entorno multidispositivo, en el que encontramos distintos equipos y herramientas de gestión, a menudo inconexos, la ultramovilidad plantea un escenario mucho más sencillo, donde un único dispositivo, el móvil, proporciona acceso a todas las herramientas en un entorno virtual.

Más sobre Tendencias TI

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española en datos

¿Cómo gestionar los riesgos y la seguridad en 2019? 

Índice de interconexión global

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente

SophosLabs 2019 Threat Report

Construyendo las plataformas digitales del futuro

La digitalización está cambiando la manera en que trabajamos en numerosos aspectos, y los trabajadores digitales necesitan y demandan un puesto de trabajo diferente mucho más ligado a la movilidad. Pues bien, hay una herramienta que hace que los empleados digitales sean capaces de llegar aún más lejos, la ultramovilidad, que es la capacidad de llevar la oficina en el bolsillo.

Como señala un artículo de A un Clic de las TIC, con la ultramovilidad quizá estemos frente al principio del fin del entorno multidispositivo, un ecosistema en el que encontramos distintos equipos, modelos y herramientas de gestión, a menudo inconexos. El concepto de ultramovilidad plantea un escenario mucho más sencillo, donde un único dispositivo, el móvil, conectado a los periféricos tradicionales (teclado, pantalla y ratón) proporciona acceso a todas las herramientas de un puesto de trabajo tradicional, siempre disponibles en un entorno virtual y con la mejor experiencia de usuario. Y es que con la ultramovilidad el usuario se queda con lo mejor de los tres mundos: el fijo, el móvil y el virtual.

La ultramovilidad supone, por lo tanto, una transformación totalmente disruptiva para la experiencia del trabajador, ya que le aporta cuatro grandes ventajas:

--Simplicidad. Un empleado digital en ultramovilidad solo tiene que preocuparse por mantener a raya la batería de un único dispositivo, y eso le hace la vida más fácil. Ya se encuentre en la oficina, en casa, o en la sede de un cliente, no tiene que cambiar de equipo según la ocasión.

--Disponibilidad. Allá donde vaya esta siempre conectado, con acceso a la información y las aplicaciones y operativo en todo momento. Si él terminal se cae, se pierde o se rompe, sus datos, aplicaciones y configuración personal siempre están disponibles en la nube, preparados para utilizarse en un nuevo terminal.

--Agilidad. Puede dar respuesta inmediata a las necesidades del negocio, ya que su oficina va con él.

--Seguridad. Un empleado digital en ultramovilidad sabe que los datos de sus clientes están a salvo en un entorno virtual, aunque pierda o le roben el dispositivo.

--Versatilidad. La ultramovilidad hace que el empleado pueda adaptarse con precisión a las necesidades del negocio, a veces fijo, otras móvil, y siempre con acceso a lo mejor de ambos mundos.

Además, el usuario no es el único que se beneficia de esta nueva propuesta. Los empresarios tienen en la ultramovilidad una gran oportunidad para reducir el número de dispositivos en los que invertir y a los que dar soporte, así como la posibilidad de simplificar el modelo de gestión y garantizar la seguridad de los puestos de trabajo de su organización.