Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Mejora la experiencia del cliente a través de Big Data

  • Estrategias

Big Data crecimiento

El Big Data es un sistema analítico convencional que convierte los datos en información, y si la información es poder, también lo es en lo que atañe a nuestros clientes. El Big Data te ayuda a conocer a los clientes a los que te diriges, hacerles sentir especiales, y, en definitiva, aumentar su nivel de satisfacción y fidelidad.

  Te recomendamos... 

Big Data está en boca de todos, una herramienta cuyos frutos pueden recogerse en muchas de las vertientes de una empresa: desde la reducción de costes, la adaptación de procesos, la elección de proveedores, etc., y la experiencia del cliente no iba a ser menos.

La experiencia del cliente nace de todas y cada una de las interacciones con la empresa, desde la decisión de la compra, la entrega del producto o servicio, la atención al cliente a la satisfacción emocional. Todo cuenta, y por eso es fundamental detectar en qué puntos puede estar fallando y adaptar esta relación para conseguir una experiencia óptima. Entender cómo se sienten nuestros clientes, cómo se comportan y cuáles son sus necesidades es un arma perfecta para aprender a relacionarnos con ellos, y las compañías que hacen uso del Big Data consiguen un aumento de clientes prescriptores y operaciones más competentes.

De acuerdo con un artículo de PA Digital, esto es lo que el Big Data puede hacer por ti:

-- Personalización. Permite hacer sentir a nuestros clientes únicos y especiales, personalizando y adecuando la oferta. Según la encuesta Rethinking Retail, un 59% de los compradores que han experimentado la personalización creen que es un factor destacado que influye en la compra.

-- Adaptación. El Big Data ayuda a conocer a los clientes a los que nos dirigimos y permite adaptar los contenidos, los tiempos o incluso los precios, dependiendo de quién esté al otro lado.

-- Análisis. Existen patrones ocultos que el Big Data puede extraer, para aprovecharlos y adecuar, si fuese necesario, la estructura logística de la empresa o sus plataformas a lo que los clientes demandan con sus modelos de comportamiento.

-- Automatización. Se pueden generar procesos y relaciones de forma automática acordes con las necesidades del cliente, previamente analizadas. Esto también permite optimizar las tarifas de publicidad según la demanda, los picos de audiencia, la localización u otros factores.

Una vez que tenemos claro todas las ventajas que el Big Data puede aportar, es el momento de empezar a ponerlo en marcha. El primer paso es localizar el caudal de datos disponible y ver si los datos que tenemos están actualizados, si hay datos falsos, repetidos o si es suficiente el contexto que aportan. Hasta que no tengamos una base de datos amplia y, sobre todo, fidedigna, no podremos avanzar hasta el siguiente paso, que consiste en localizar e interpretar los puntos de interés dentro de la maraña de datos, para tirar de aquellos que nos interesan. Las conclusiones que nazcan de este proceso serán las que nos den las claves para tomar las decisiones adecuadas que nos permitan visualizar nuevas metas, mejorar la experiencia del consumidor y fidelizar su relación con la empresa.

TAGS Big Data