Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Claves para vender en Instagram y Facebook

  • Estrategias

Facebook Instagram

Aunque la mayoría de negocios utiliza Facebook e Instagram como canal de comunicación, cada vez son más los que se lanzan a vender directamente sus bienes en estas plataformas. La concordancia entre el producto que tratamos de vender con nuestro público potencial y crear una página de empresa, son algunas pautas para lograr el éxito.

Miles de millones de personas acceden a diario a Facebook e Instagram, las dos principales redes sociales en la actualidad. En ellas, los usuarios hablan sobre marcas y empresas, y esas mismas compañías tratan de hacer llegar sus mensajes a un público sobresaturado de estímulos. Pero existe un elemento más en esa ecuación entre marcas y consumidores a través de las redes sociales: los procesos de compra de productos. Y es que, cada vez son más los comercios que se lanzan a vender directamente sus bienes en estas plataformas, que ofrecen interesantes posibilidades en términos de conversión y de alcance. Si quieres iniciarte en este universo y maximizar la rentabilidad de tu tienda en Facebook e Instagram, Seur ofrece diez claves para lograr el éxito:

Entender el público y el producto

Debes asegurarte de que tus productos concuerdan tanto con el público general de Facebook e Instagram, como con la base de fans concreta que tu empresa maneja en ambas redes sociales. También has de tener en cuenta que, por muy atractivo que pueda resultar vender tus productos a través de Instagram o Facebook, existen determinadas categorías que son inviables debido a trabas regulatorias o físicas de los propios bienes. Así pues, vender una vivienda a través de las redes sociales se antoja harto complicado.

Disponer de página de empresa

También resulta obvio que tu presencia en las redes sociales debe tomar la forma de una página de empresa. Es sorprendente la cantidad de negocios, especialmente pymes, que usan ambas redes sociales con perfiles personales, lo que supone una importante barrera a la hora de vender productos online. Con ellos no podrás crear campañas de publicidad generales, ni ofertas ni promociones de artículos específicos, y tampoco serás capaz de incluir links en las ‘stories’ de Instagram ni de crear publicaciones conjuntas con otras marcas. Por no contar la mayor limitación de botones ‘call-to-action’ en el muro de Facebook, las limitaciones de seguidores que impone la plataforma o la imposibilidad de ser verificados al existir esa incongruencia de base sobre tu existencia.

Contar con tienda nativa en Facebook

Una vez que tienes tu página de empresa ya puedes comenzar a vender productos en las redes. Y, para ello, lo más inmediato es crear una tienda nativa en Facebook. Lo único que se te va a exigir es que incluyas nombre, foto y descripción de cada producto, que aceptes las condiciones de entrega y devoluciones de la red social y que detalles cómo vas a proceder al pago.

Tener en cuenta el embudo de ventas

Es clave que prestes atención a todo el embudo de ventas en Facebook, de principio a fin. Eso incluye asegurarte de que cuentas con herramientas, recursos y contenidos suficientes para atraer la atención de nuevas audiencias hacia tu marca, que tienes todo en orden en el catálogo y que los mensajes son los adecuados para convencer a los consumidores o que los procesos post-venta funcionan a la perfección.

Subir links en Instagram Stories

Una de las limitaciones clásicas en Instagram es la falta de enlaces en las publicaciones al uso. Pero existe una excepción a esta regla antienlaces, y son las ‘stories’. En estas publicaciones efímeras puedes introducir enlaces a cualquier página web siempre y cuando tengas más de 10.000 seguidores o estés verificado en esta plataforma. Esa es la teoría, porque al parecer Instagram está ampliando progresivamente el alcance de esta funcionalidad para hacerla llegar a más y más usuarios.

Utilizar los Shoppable Posts

Instagram ofrece además una funcionalidad clave para la venta de productos. Se trata de los ‘Shoppable Posts’, mediante los cuales puedes etiquetar artículos de toda clase en las publicaciones orgánicas, conectando de forma natural con los clientes potenciales. Podrás subir, por ejemplo, una fotografía de una modelo con la ropa de tu colección y etiquetar, como si fueran personas, cada uno de los elementos de la imagen y redireccionar a los usuarios a tu web cuando pulsen sobre ellos.

Publicitarte en Facebook e Instagram

Las campañas de promoción se gestionan de forma integrada para Facebook e Instagram a través de la web Adsmanager de Facebook. Ahí, tras introducir tus datos fiscales, podrás diseñar las acciones de publicidad, escoger los públicos objetivos, manejar los presupuestos y ejecutar o pausar las campañas. Además, dispondrás de informes detallados sobre el ROI que obtienes con cada una de las iniciativas para poder tomar decisiones acertadas en futuras promociones.

Lanzar concursos y ofertas

Ya sea para dar a conocer un nuevo producto como si solo quieres fidelizar a tu comunidad de seguidores, llevar a cabo esta clase de iniciativas te ayudará a largo plazo a tener una presencia en redes sociales altamente efectiva en términos de ventas.

Recurrir a influencers y microinfluencers

Esta clase de personas son estratégicas para vender determinadas categorías de productos, como electrónica o moda. Las marcas pueden, en estas lides, llevar a cabo promociones conjuntas con estos influencers, hacer que ellos sean los que emitan mensajes anunciando tus productos o, en el caso de los microinfluencers, simplemente hacerles llegar muestras de tus artículos con la intención de que los reseñen de forma natural.

Cuidar la calidad por encima de todo

Es clave mantener un estándar de calidad al mismo nivel que el que tendrías en el mundo físico. Hay muchas marcas que se dejan llevar por lo instantáneo de las redes sociales para publicar contenidos que no concuerdan con la imagen de la compañía. Craso error, al menos si de verdad se quiere mantener un negocio exitoso en la arena digital.