El modelo de pago por uso de los servicios cloud cala en el mercado

  • Estrategias

cloud empleados

El pago por uso ha hecho valer su concepción y se ha impuesto en el plano económico. Para KIO Networks, es muy importante la unión de cloud computing al pago por uso para que el modelo esté completo. Asimismo, es recomendable huir de permanencias, aunque sea a cambio de un descuento, que difuminan la bondad del nuevo modelo.

La computación en la nube es un modelo que permite ofrecer servicios de computación a través de una red, que normalmente suele ser Internet. Entre los servicios de cloud computing que podemos contratar, el primero que encontramos es la infraestructura como servicio (IaaS), que consiste en dejar de comprar servidores, licencias de sistemas operativos, cabinas de discos y elementos de red, entre otros elementos, para pasar a contratar un servicio a cambio de una cuota mensual. Si este servicio permite aumentar o reducir las cantidades de los elementos que lo componen, actualizando su precio en función de las variaciones, se considera que estás pagando por el uso.

Javier Jarilla, director general KIO Networks España, defiende que “empezar por IaaS puede ser un primer escalón para las empresas que abordan su transformación digital. Libera recursos de la empresa para poder concentrarlos en las áreas funcionales que es donde se pueden sufrir los verdaderos cambios”.

Son muchas las compañías que contratan servicios para ejecutar algunas aplicaciones empresariales o para alojar copias de seguridad de los sistemas ubicados en sus instalaciones. Normalmente se suele empezar por aquellas aplicaciones que no se consideran críticas y cuando se descubren las bondades del modelo se va ampliando a otras áreas. Sin embargo, y gracias a la evolución de las comunicaciones, algunas muy representativas de su sector, que ya suman algunos años con todas sus aplicaciones alojadas en la nube, incluidas aquellas que se consideran críticas para el funcionamiento del negocio.

Para contratar servicios cloud hay que pasar por la fase de presupuesto, en la que se enfrenta el precio del servicio mensual –incluyendo todos los elementos necesarios como cómputo, disco, elementos de red, software de virtualización, software de sistema operativo, alojamiento en centro de datos, energía, etc. – al precio de la adquisición del equipamiento necesario, su instalación en la empresa y puesta en marcha.

Las empresas que optaron por el cloud no llegaron a alcanzar el precio presupuestado inicialmente a lo largo de los años y se han quedado por debajo del valor estimado. La razón principal es la gradualidad con la que se aprovisionan los recursos. El pago por uso permite ir haciendo acopio de aquellas capacidades necesarias a medida que hacen falta; frente a la compra tradicional que obliga a comprar lo que necesitas más lo que crees que vas a necesitar.

Por ello, para Jarilla, “es muy importante la unión de cloud computing al pago por uso para que el modelo esté completo; y es recomendable huir de permanencias, aunque sea a cambio de un descuento, que difuminan la bondad del nuevo modelo”.

Más información 

Cloud se ha convertido en la clave de las empresas que están abordando procesos de transformación digital y necesitan disponer de una infraestructura que les aporte la flexibilidad, la agilidad y la escalabilidad necesarias para crecer, al mismo tiempo que controlan los costes. Si quieres conocer cómo KIO Networks puede ayudar a tu organización a conseguir los resultados que espera de este modelo, solo tienes que seguir este enlace.

TAGS Cloud, IaaS