La variante Delta ha cambiado las estrategias de trabajo remoto de muchas pymes

  • Estrategias

Personas trabajando en una oficina

Cada vez más empresas se replantean, retrasan o cancelan directamente sus planes de regresar a la oficina. De hecho, el 70% de las pymes ahora planean ofrecer una opción de trabajo desde casa indefinidamente. El modelo híbrido-remoto cierra esta brecha al proporcionar a los empleados la opción de elegir.

Si bien el coronavirus obligó a la mayoría de las empresas a adoptar el trabajo remoto o híbrido, muchos lo vieron como temporal. Sin embargo, la aparición de la variante Delta ya ha descarrilado muchos planes para volver a la oficina. Así lo indica una encuesta realizada por JumpCloud a más de 500 tomadores de decisiones de pequeñas y medianas empresas (pymes), y que revela que muchas de ellas se han visto obligadas a adoptar un enfoque de trabajo remoto más permanente con un énfasis más destacado en las medidas de seguridad sanitaria en el lugar de trabajo.

En 2020, la transición al trabajo remoto fue rápida, azarosa y generalizada: solo el 14% de las pymes no implantaron el teletrabajo. Al principio, la mayoría de las empresas veían los lugares de trabajo remotos e híbridos como una solución temporal y, a medida que las vacunas se extendieron y el distanciamiento social y las máscaras se generalizaron, muchas compañías finalmente regresaron al trabajo. La variante emergente de Delta, sin embargo, ha alterado estos planes a medida que más y más empresas se replantean, retrasan o cancelan directamente sus planes de regresar a la oficina. De hecho, el 70% de las pymes ahora planean ofrecer una opción de trabajo desde casa indefinidamente.

El mundo del trabajo remoto e híbrido, que inicialmente se creía que duraba una semana más o menos, ahora se está convirtiendo en una solución permanente. Sin embargo, a medida que el trabajo remoto continúa y el lugar de trabajo se vuelve más disperso, es probable que haya menos acuerdo entre los empleados y los empleadores en torno a las políticas en la oficina. El modelo híbrido-remoto cierra esta brecha al proporcionar a los empleados la opción de hacer cualquiera de las dos cosas, lo que permite a los empleados trabajar cómodamente de la manera que mejor funciona para ellos.

El repentino auge de la variante Delta ha obligado a muchas pymes a replantearse sus estrategias para reabrir las puertas de sus oficinas; esto incluye no solo cuándo regresar a la oficina, sino qué estándares de salud y seguridad deben implementarse o exigirse para hacerlo. Muchos sienten que su modelo de trabajo remoto está funcionando lo suficientemente bien como para retrasar las reaperturas en conjunto, con el 30% de los encuestados retrasando el regreso a la oficina hasta septiembre; 16,3% hasta octubre; 18,8% hasta noviembre o posterior; y el 35% sin un cronograma firme en absoluto.