Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Porqué apostar por aplicaciones de negocio en la nube

pyme negocio oficina

Las soluciones de gestión en la nube son un elemento clave en la digitalización de las compañías, ya que les permiten aprovechar las ventajas de la tecnología para ser más ágiles y efectivas en la gestión de sus procesos y operaciones, todo ello sin la carga y el gasto de instalar, actualizar y mantener un software.

Hay una serie de herramientas que se han convertido en imprescindibles para la gestión empresarial de una pyme. Hablamos de las soluciones ERP o sistemas de gestión empresarial, que permiten gestionar los distintos departamentos de la organización de manera centralizada. De hecho, el primer paso para la digitalización de una empresa, sin importar su tamaño o sector, consiste en implementar un ERP. Si a esto sumamos que la gestión de todos esos datos se realice desde una solución en la nube, los beneficios se incrementan notablemente.

Según fuentes de la industria, son cinco las ventajas de contar con un ERP en modalidad cloud:

Centralizar y explotar los datos

La coherencia, homogeneidad de los datos e interacción entre las distintas áreas de la empresa desde una única herramienta permite mejorar el desempeño de la organización en todos los ámbitos, ayudando a identificar de forma sencilla tanto riesgos como oportunidades futuras. Las soluciones ERP en la nube permiten a las organizaciones aprovechar la potencia de sus datos en tiempo real para mejorar los procesos, detectar tendencias más rápido y ponerse al nivel de su competencia o incluso superarla.

Ahorrar dinero

Ya es posible administrar un negocio sin la carga y el gasto de instalar, actualizar y mantener un software. Tan solo hay que pensar en el ahorro de tiempo y coste si el departamento de TI pudiera usar datos operativos en tiempo real para ayudar al equipo comercial a tomar mejores decisiones y responder a los clientes de manera más efectiva.

Mejorar el servicio al cliente

Cuando la gestión de la relación con el cliente y los procesos administrativos se conectan, las operaciones pueden anticipar una mayor demanda en función de las previsiones de ventas. De esta manera, el equipo de finanzas puede supervisar las ventas y los gastos en tiempo real para obtener una visión clara del flujo de efectivo. Así, los equipos de atención al cliente disponen de una visión completa de los clientes que les ayuda a aprovechar nuevas oportunidades de ventas y mejorar el servicio al cliente.

Aumentar la productividad

Estamos en un momento en que la demanda de los clientes impulsa el crecimiento de un negocio, por eso es necesario contar con las herramientas o los procesos adecuados para anticipar sus comportamientos de compra y generar lealtad. Sus oportunidades podrían verse limitadas por un software de contabilidad básico o por sistemas de gestión de relaciones con clientes independientes. Actividades del día a día, como la gestión de flujos de caja o la gestión de recursos, producción y almacenes resultan mucho más ágiles y efectivas gracias a la automatización de procesos a través de un ERP.

Reducir las dependencias de TI

Con el software y las aplicaciones que se ejecutan en la nube, los empleados sin conocimientos técnicos pueden atender mejor a los clientes, administrar datos financieros y mantenerse conectados sin tener que esperar a TI para obtener respuestas. Los empleados a trabajan de forma más inteligente, automatizando las complicadas tareas manuales y utilizando los datos de los clientes como factor para decidir qué ofrecer.