Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La banca digital pone foco en la experiencia de usuario

  • Productividad

banca servicios digital

Entre los desafíos de la banca digital se encuentran conseguir una mayor proximidad, mejorar la productividad y la eficiencia de los procesos internos, además de reducir costes y ofrecer experiencias y soluciones flexibles a las necesidades de los clientes. Captar y ganar la confianza de los clientes es la clave prioritaria para crecer.

La Banca Digital camina hacia un nuevo ecosistema financiero inteligente y personalizado que ofrece una experiencia centrada en el cliente y una mayor rentabilidad. Las nuevas tecnologías Blockchain, Big Data, Inteligencia Artificial, Machine Learning, Sistema Cognitivo o IoT han irrumpido de lleno y están transformando por completo el ecosistema financiero: un sector cuyas estrategias actuales se estructuran en torno a cuatro ejes principales: tecnología, cliente, amenazas y competencia.

En esta era digital, la experiencia de usuario es el objetivo prioritario en las directrices de las entidades financieras. El cliente ocupa el centro de gravedad, cuenta con una mayor capacidad de decisión, información personalizada y más posibilidades de elegir.

Los hábitos de consumo y de acceso a los servicios habituales se van transformando poco a poco. Sin embargo, la apuesta por la estrategia tecnológica y digital se ha acelerado durante el estado de alarma. Se ha comprobado que, a pesar del confinamiento, las entidades financieras han atendido y respondido eficazmente a las necesidades de sus usuarios, ofreciendo servicios de calidad.

En el Digital Banking, el cliente “gana peso” y pasa a ocupar un papel prioritario; el soporte digital ofrece mayor y mejor servicio 24/7, una capacidad de interacción total, acceso desde diferentes dispositivos, seguridad en los pagos, comodidad, rapidez y gestión de los movimientos. La banca ha de adaptarse a los nuevos hábitos de los clientes y adoptar nuevos métodos de trabajo, reorientarse y ofrecer nuevos servicios exclusivos que impulsen y fomenten la competencia, así como nuevas experiencias y automatización de procesos a la hora de lanzar los productos y servicios digitales personalizados.

Los bancos necesitan dos ingredientes esenciales para lograr la transformación digital: la tecnología y los datos. Los clientes aportan información valiosa con cada interacción, que una vez analizada y evaluada permite mejorar y ofrecer soluciones a medida. Mejorar la experiencia de los clientes es siempre uno de los retos junto a la rentabilidad, garantizando en todo momento la privacidad y seguridad de sus acciones.

Más información 

El sector bancario está en plena transformación. Jugadores como Auriga están siendo claves en la innovación que se está llevando a cabo en segmentos como los cajeros automáticos, los sistemas de pago o la banca online y móvil. Puedes conocer más detalles de la propuesta de Auriga en este enlace.