Pese a todos los costes y retos, las empresas son optimistas sobre el cloud (I)

  • Productividad

tendencias cloud

Factores como planes de precios poco flexibles, herramientas de gestión que no ofrecen el nivel de control necesario y datos que no se almacenan donde deberían, elevan el gasto en la nube. Además, cerca de la mitad de las empresas afirmaron que los servicios en la nube adoptados en los últimos tres años no habían cumplido las expectativas.

Couchbase ha publicado los resultados de su informe ‘Evolución de la nube’, que revela que factores como los planes de precios poco flexibles, las herramientas de gestión que no ofrecen el nivel de control que necesitan los usuarios y el hecho de que los datos no se almacenen donde deberían estar, supone un aumento de los gastos de más de un 25%, que se suma a los costes de las empresas en la nube.

Si por ejemplo cogemos como referencia una compañía en España que de media gasta más de 25 millones de euros al año en servicios en la nube, esto supondría que dichas empresas podrían ahorrarse más de 5,1 millones de euros o destinarlos a otra cosa si las empresas y los proveedores de la nube resolvieran todos los retos anteriormente mencionados.

La encuesta ha revelado que los servicios en la nube no están cumpliendo las expectativas, e incluso, están sumando complicaciones además de costes. De hecho, el 42% de las empresas afirmaron que los servicios en la nube adoptados en los últimos tres años no habían cumplido las expectativas, mientras que el 46% de las compañías españolas aseguraron que las decisiones tomadas en el pasado sobre la nube habían dificultado los proyectos de transformación digital en 2021, y para un 45% les había resultado más costoso.

En concreto, entre los factores que las compañías consideran que aumenta el gasto en la nube se encuentran la necesidad de mejorar la seguridad y el cumplimiento de las normas, la falta de información sobre el gasto de las compañías y fórmulas para optimizar costes, la dependencia de un proveedor -lo que significa que las empresas no pueden utilizar la infraestructura de nube que desean-, así como las herramientas de gestión de los proveedores que no otorgan el control necesario a las compañías, los planes de precios pocos flexibles -que no ofrecen a las empresas lo que necesitan en un único paquete- y el hecho de que los datos no se almacenen en el lugar necesario para cumplir con los requisitos normativos o de rendimiento.

“No se puede negar el impacto de la nube en las grandes empresas, ya que les otorga una mayor escalabilidad y agilidad. De igual forma, a las pequeñas empresas les da un acceso a servicios y aplicaciones que nunca podrían implementar internamente”, afirma Esaú Alonso, Country Manager de Couchbase para España y Portugal. “Las organizaciones consideran que están logrando lo que necesitan, o de lo contrario no estaríamos viendo este impulso aparentemente imparable. La cuestión es si se podría conseguir aún más. 5,1 millones de euros en España es un coste demasiado alto para cualquier negocio. Si las empresas aumentan sus expectativas y los proveedores de servicios abordan las ineficiencias, podrían abrir nuevas oportunidades de transformación digital, o simplemente reducir sus costes”.