Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

7 de cada 10 empresas españolas no prioriza la protección de aplicaciones críticas

  • Seguridad

vulnerabilidad exploit

Más de la mitad reconoce que el menor tiempo de inactividad que afecte a las aplicaciones de las que dependen sus negocios, como los sistemas ERP y CRM, causaría un grave impacto. El 83% de las organizaciones ya han trasladado aplicaciones empresariales críticas a la nube o lo harán a corto plazo.

Desde los sistemas bancarios, el I+D, hasta el servicio al cliente y la cadena de suministro, todos los negocios se ejecutan con aplicaciones críticas. El acceso y la interrupción de estas aplicaciones es un objetivo principal para los atacantes debido a su importancia operativa y a la gran cantidad de información que conllevan. Pues bien, un estudio realizado por CyberArk revela que el 73% de las organizaciones españolas no prioriza la protección de las aplicaciones de las que dependen sus negocios, como los sistemas ERP y CRM, gestionando su seguridad de igual manera a como protegen sus datos no críticos, aplicaciones o servicios.

Pese a esta carencia, los encuestados señalaron que incluso el menor tiempo de inactividad que afecte a las aplicaciones críticas puede resultar enormemente perjudicial para el negocio, con un 57% que considera que el impacto sería grave. Tanto es así que un ataque a los privilegios de administrador para estas aplicaciones podría causar una interrupción significativa e incluso interrumpir las operaciones de negocio. Se estima que el coste medio de un ataque a un sistema ERP gira en torno a los 5,5 millones de dólares.

A pesar de que el 58% de las empresas españolas ha sufrido durante los dos últimos años pérdida de datos, problemas de integridad o interrupciones del servicio que afectan a aplicaciones críticas, un 75% de los encuestados confía en que su organización podría detener, de manera eficaz, todos los ataques de seguridad de datos o infracciones en el perímetro. Un hecho que advierte de la notable desconexión existente entre dónde se enfoca la estrategia de seguridad y el valor empresarial de lo que es más importante para la organización.

La encuesta también revela que el 83% de las organizaciones españolas ya han trasladado aplicaciones empresariales críticas a la nube o lo harán en un plazo de dos años. En este sentido, resulta necesario dar prioridad al riesgo existente a la hora de proteger estos activos, de tal manera que la transición se pueda gestionar con éxito.