Tan solo el 6,9% de las pymes tiene una web propia con canal de venta

  • Transformación digital

Digitalizacion-usuario

La pandemia ha supuesto un duro golpe para las pymes españolas, que se han tenido que enfrentar de un día para otro a negocios cerrados, ventas más complejas y una elevada necesidad de acelerar la transformación digital. Adaptarse al comercio electrónico y mejorar la productividad están entre sus necesidades más urgentes.

La necesidad de adaptarse rápidamente a la digitalización se debe a que la transformación digital no era percibida por las pymes como algo urgente antes de que iniciara la pandemia del COVID-19, pero esta situación ha supuesto que las empresas cambien.Según Sage, algunas de las necesidades más destacadas de las pymes actuales debido a la transformación de los mercados son las siguientes:

--Adaptarse al comercio electrónico. Tener una tienda online ya no es una opción, sino una obligación. Los clientes ya no tienen las mismas prioridades, ni la misma manera de comprar, por lo que los negocios deben cambiar. En este sentido, según un estudio de BeeDIGITAL, tan solo el 6,9% de las pymes tiene una web propia con canal de venta abierta actualmente.

--Impulsar las alianzas estratégicas. Uno de los principales problemas de las pymes españolas es su reducida dimensión. Según el Informe Cifras PyME de marzo de 2021, elaborado por el Ministerio de Industria, las microempresas con entre 1 y 9 empleados suponen el 38,28% de las pymes. Para poder continuar en el mercado y crecer, las alianzas con otras compañías van a ser imprescindibles.

--Transformarse con resiliencia para seguir creciendo en entornos cambiantes. La previsión de las empresas españolas frente a los efectos de la COVID-19 ha ayudado a que el futuro se vea de forma más positiva. Grant Thornton en su informe “Resiliencia y reimpulso: la empresa española ante la COVID-19” destaca que el 38% de las empresas en España ha tomado medidas para paliar los efectos de la COVID-19, frente al 29% de las empresas europeas, lo que ha contribuido a que las empresas se trasformen en organizaciones más ágiles y resilientes, capaces de anticiparse a las situaciones adversas.

--Mejorar la productividad. Las pymes se mueven en entornos que se transforman muy rápido y en los que es difícil competir, por lo que necesitan mejorar su productividad. Capgemini pone de manifiesto que el 70% de las organizaciones cree que los aumentos de productividad del trabajo a distancia se pueden mantener tras la pandemia.