La recesión está llevando a la congelación de los presupuestos y las plantillas de TI

  • Transformación digital

tecnologia empresa cio

El 90% de las empresas en España afirma que las circunstancias de los dos últimos años aceleraron la apuesta de su compañía por las TI como motor de la transformación empresarial. Las empresas que dejen de apostar por la influencia de los perfiles tecnológicos en las decisiones empresariales corren el riesgo de ver cómo disminuyen sus beneficios.

Los profesionales de TI han adquirido cada vez más voz en las decisiones de negocio, pero su capacidad de acción en la aceleración empresarial podría verse limitada. Según un nuevo estudio de Appian, el 86% de los desarrolladores españoles percibe que su organización está dejando de centrarse en proyectos de innovación para enfocarse en la reducción de costes, lo que podría frenar el impulso logrado tras el rápido despliegue tecnológico durante la pandemia. Esto podría tener implicaciones perjudiciales para el crecimiento del negocio.

En el estudio, al 88% de los desarrolladores les preocupa que se haya dado una transición directa de la pandemia a una recesión, porque está provocando que se congelen los presupuestos y las plantillas de TI, lo que ralentizará el desarrollo tecnológico, la digitalización y modernización de las empresas.

Este nuevo contexto contrasta con los progresos que se dieron durante la pandemia. El 90% de los encuestados en España afirma que las circunstancias de los dos últimos años aceleraron la apuesta de su compañía por las TI como motor de la transformación empresarial. Además, el 85% dice que se les incluyó como parte fundamental en la toma de decisiones empresariales. No obstante, esta tendencia está cambiando.

En cuanto a las posibles consecuencias de la congelación de los presupuestos y el personal de los departamentos de TI, los desarrolladores españoles señalan que la organización estará cada vez más fragmentada y dividida en silos (50%); las nuevas plataformas tardarían más en integrarse, lo que reducirá el retorno de la inversión (56%); se complicará la capacidad de aprovechar las oportunidades de crecimiento que se presenten (48%); y la rotación del personal de TI aumentará (46%).

Los responsables de TI creen que la tecnología puede ayudar a las empresas a ser más eficientes en un momento en el que buscan hacer más con menos. De hecho, el 85% de los encuestados cree que tecnologías como el low-code y la inteligencia artificial/machine learning pueden ayudar a abordar los retos empresariales a los que se enfrentan los departamentos de TI, al tiempo que ayudan a las organizaciones a adaptarse al cambio y agilizan el trabajo.

"El COVID-19 obligó a las empresas a renovar rápidamente sus procesos, aumentar la automatización e incorporar las nuevas tecnologías", afirma Michael Beckley, cofundador y CTO de Appian. "Las organizaciones que continúen invirtiendo en innovación y agilidad lideradas por las TI estarán mejor preparadas para sortear las difíciles condiciones económicas que se esperan en 2023."