El coronavirus impulsa una mayor demanda de nuevas soluciones digitales

  • Actualidad

Tecnología_innovación

Las empresas de todo el mundo se han dado cuenta de la importancia de los datos y, en consecuencia, las inversiones en soluciones de software, cloud, big data e inteligencia artificial están aumentando a nivel mundial. Actualmente, la inversión en soluciones en la nube es la que más peso tiene.

El sector tecnológico es uno de los impulsores más importantes de la economía global, incluso durante la actual pandemia de coronavirus. Y es que la tecnología se ha convertido en un factor crucial para la competividad y el éxito en todas las industrias. Pues bien, según DJE Kapital AG, la crisis actual está actuando como un acelerador: las mejoras en la eficiencia y la reducción de costes son cada vez más importantes, y las empresas están invirtiendo cada vez más en la digitalización.

Actualmente, la inversión en soluciones en la nube es la que más peso tiene. En los últimos años, el uso de servicios en la nube ya ha aumentado considerablemente, de modo que más del 70% de todos los servicios de IT utilizan tecnologías en la nube. Es probable que la tendencia se haya intensificado aún más en estos momentos con el aumento del trabajo remoto y la educación a distancia. La penetración global estimada de estos servicios se sitúa entre un 10% y un 20%, lo que demuestra el potencial de crecimiento futuro de este mercado.

Uno de los principales cambios en los últimos años ha sido la transición hacia el modelo basado en suscripción. Ya estamos familiarizados con este modelo de negocio desde hace mucho tiempo, con ejemplos como las suscripciones a periódicos o membresías. En el mundo digital, sin embargo, el modelo es relativamente nuevo. A gran escala, ha surgido con el Software as a Service (SaaS). Por lo general, se paga una tarifa mensual por usuario, a la que se puede aplicar una tarifa adicional en caso de superar el volumen de datos utilizados. Las ventajas para las empresas son ganancias constantes, un flujo de efectivo estable y una lealtad, incluso dependencia, de los clientes a largo plazo, algo particularmente interesante en momentos en que la situación económica es incierta.

Otro mercado en crecimiento es el de la Inteligencia Artificial (IA). La AI implica aprendizaje independiente, identificación y corrección de errores, y por eso, es innovador para muchos sectores, incluidos los asistentes virtuales cognitivos, robótica, dispositivos inteligentes, análisis automatizados, procesamiento de imágenes y diagnóstico médico.