La digitalización es clave para conseguir que una pyme sea más sostenible

  • Estrategias

Sostenibilidad 3

Se deben intentar digitalizar todas las funciones administrativas del negocio. Otras medidas a implantar pasan por disminuir el consumo eléctrico, contratar a proveedores que manifiesten su compromiso con la sostenibilidad, y aplicar políticas de reducción del volumen de residuos generados, así como la reutilización y el reciclaje.

Las pequeñas y medianas empresas suponen el 99’9% de las empresas y representan el 62% del PIB. Son la columna vertebral del tejido productivo español y, por tanto, desempeñan un papel clave en el camino hacia la sostenibilidad.

El tamaño de la empresa no está reñido con la gestión adecuada los residuos.  Es por ello que, si gestionas una de ellas, es importante implementar pequeñas medidas que contribuirán a hacer tu empresa más sostenible, teniendo presentes los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) recogidos en la Agenda 2030, como es el caso el ODS 15 sobre “Acción por el clima”, el ODS 12 referente a “Producción y consumo responsable” el ODS 7, relativo a “Energía limpia y no contaminante”, entre otros.

La sostenibilidad implica ajustar los diferentes procesos y modos de trabajo de la empresa. La Cámara de España ofrece algunas ideas:

--Controlar y disminuir el consumo energético. Es importante apagar los equipos cuando no se están utilizando, ajustar la temperatura de la climatización, instalar una iluminación eficiente de bajo consumo y aprovechar la luz natural. Un consejo práctico es revisar los recibos de luz, agua y gas para poder controlar cuál es el consumo de la empresa, en qué horas del día se concentra el consumo y comprobar la potencia contratada para saber si se ajusta a las necesidades del negocio. En función de estos factores, se pueden tomar decisiones para cambiar los hábitos de la empresa, modificar la potencia o incluso cambiar la tarifa contratada.

--Trabajar con proveedores responsables y cercanos. Contratar a proveedores que manifiesten su compromiso con la sostenibilidad, de esta manera, el proceso de producción de la empresa estará en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Además, una buena idea es que los proveedores sean de proximidad y así generar menos emisiones.

--Gestionar residuos. Hay que tener siempre en cuenta las políticas de reducción del volumen de residuos generados, la reutilización y el reciclaje de aquellos materiales que sobren. Existen numerosas gestorías especializadas en calidad ambiental que pueden ayudar en esta labor.

--Digitalizar la empresa. Se debe intentar digitalizar todas las funciones administrativas del negocio. Decir adiós al papel y utilizar aplicaciones de todo tipo, desde herramientas para organizar las tareas, hasta aquellas destinadas a almacenar en la nube los documentos y así evitar las impresiones en papel.

--Integrar la sostenibilidad en tu cadena de valor. Hay que tener presente los objetivos de sostenibilidad en todo el proceso productivo de la empresa. Desde la creación del producto hasta el fin de su vida útil, prestando atención al uso de materiales renovables, bajo consumo energético, packaging biodegradable…

--Formar a los empleados. Los trabajadores deben contribuir a la optimización de los resultados empresariales a través de un aprendizaje continuo en cuestiones como los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, los criterios ESG (Environmental, Social and Governance) o los relacionados con el medioambiente.