Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las estrategias de talento deben ser parte del plan digital

  • Transformación digital

empleados productividad

Pese a la creciente desconexión entre las estrategias de transformación digital y de Recursos Humanos, casi el 90% ya invierte en proyectos de competencia digital para sus profesionales. Un 80% declara que dirige las tareas de sus empleados hacia la digitalización y la mejora de su condición laboral, ofertándoles teletrabajo u horarios más flexibles.

De acuerdo con el informe Building a Better Working Europe de EY, que incluye las principales conclusiones de una encuesta realizada a 200 directores y responsables de recursos humanos y talento en Europa, las dificultades de las compañías a la hora de encontrar profesionales con habilidades digitales son cada vez mayores, una situación que está limitando su capacidad de crecimiento.

El 40% de las empresas europeas consideró complicado reclutar personal especializado en competencias digitales en el último año. Para el 48%, las debilidades de talento digital que más les afectan se relacionan especialmente con la falta de conocimientos sobre Ciberseguridad e Inteligencia Artificial y Robótica, y para un 47% con la falta de conocimientos sobre Big Data. En este contexto, el 76% de los profesionales encuestados declara que ha tenido consecuencias en la productividad y rentabilidad de los negocios de las firmas donde trabaja; mientras que el 68% reconoce que ha impactado en su capacidad de crecimiento y de inversión en nuevos productos y servicios.

La encuesta pone de manifiesto que las empresas europeas no valoran lo suficiente las consecuencias derivadas de la escasez de competencias. Para el 60%, presentar un plan de negocios que incluya la transformación tecnológica es algo habitual, pero casi un tercio de ellas confiesa no contar con estrategias de ese tipo. Por otro lado, poco más de la mitad asegura tener un director digital (CDO) o un director de tecnología de la información (CITO) y menos de dos tercios cuentan con profesionales especializados en esta materia que ocupen puestos directivos.

Otra de las conclusiones del informe se centra en la creciente desconexión entre las estrategias de transformación digital y las estrategias de Recursos Humanos. La encuesta concluye que solo el 57% de las compañías europeas integra estrategias de talento dentro de su plan digital y tecnológico, mientras que más de un tercio no tiene en cuenta esta consideración.

Las compañías reconocen tener un problema en su desarrollo digital, por ello, casi el 90% ya invierte en proyectos de competencia digital para sus profesionales. Concretamente, un 89% de los encuestados declara que su firma oferta cursos de formación digital para empleados, un 82% asegura que reevalúa sus oportunidades de desarrollo profesional para superar la debilidad de talento digital, y un 80% declara que dirige las tareas de sus empleados hacia la digitalización y la mejora de su condición laboral, ofertándoles teletrabajo u horarios más flexibles.

A pesar de estos esfuerzos, las estimaciones de EY apuntan a que la escasez de competencias digitales no presenta solución a corto plazo, ya que el mercado laboral no parece adaptarse lo suficientemente rápido a la transformación tecnológica. Al ser preguntadas por sus previsiones, el 38% de las empresas europeas piensa que se trata de un reto que empeorará en el futuro, solo un 10% cree que mejorará y un 50% opina que se mantendrá al nivel del último año.

El informe destaca algunas políticas que las empresas europeas consideran susceptibles de provocar un impacto positivo en el mercado laboral: programas de aprendizaje digital (para el 50% de los encuestados), alentar la colaboración entre la industria, los profesionales y el Gobierno (para el 50%), impulsar la tecnología a través del aprendizaje participativo (para el 48%), promover la inclusión de las mujeres en grados STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) (para el 41%), impulsar el desarrollo de grados multidisciplinares (para el 38%) y ofertar mecanismos de financiación innovadores (para el 35%).