Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Solo el 14% de las pymes españolas cuenta con una estrategia de digitalización

  • Transformación digital

emprendedor startup pyme

El abanico de actividades susceptibles de ser optimizadas por las nuevas tecnologías abarca prácticamente todas las áreas corporativas. Contar con un canal ecommerce impulsa el crecimiento del volumen de transacciones de las pymes, y los nuevos canales de comunicación e infraestructuras digitales les permiten acceder a una red de proveedores amplia.

Muchas pequeñas y medianas empresas tienen dificultades para prosperar en los entornos rurales debido al efecto conocido como España vaciada. Pero la transformación digital de empresas y negocios puede ayudar a frenar este fenómeno. Son siete las ventajas que la digitalización ofrece a pymes de cualquier región de España:

--Captación de clientes potenciales. La presencia en Internet en toda su amplitud, comprendiendo la creación de una web corporativa, un buen posicionamiento en buscadores y la actividad en redes sociales y foros, es un factor fundamental para la imagen y notoriedad de marca. Especialmente en el caso de empresas ubicadas en áreas rurales, donde no cuentan con la visibilidad de las compañías afincadas en las grandes urbes, la promoción digital se convierte en un gran aliado para la comunicación del servicio y la captación de nuevos clientes.

--Mejora de productividad y eficiencia. La apuesta por las soluciones tecnológicas orientadas a la digitalización de operaciones supone una mejora en los tiempos dedicados a cada tarea, así como un ahorro de costes. El abanico de actividades susceptibles de ser optimizadas por las nuevas tecnologías abarca prácticamente todas las áreas corporativas, incluyendo gestiones administrativas, procesos logísticos, comunicaciones y finanzas, entre otras.

--Nuevos modelos de venta al público. La presencia web permite a las empresas complementar su modelo de venta tradicional con el canal ecommerce, impulsando el crecimiento del volumen de transacciones de las pymes que no disponen de un local en una zona de alto tránsito.

--Mejora de la atención al cliente y adaptación a sus necesidades. Especialmente para las compañías situadas en localidades periféricas, Internet se presenta como la principal herramienta de comunicación con los usuarios. Los canales digitales permiten una interacción continua, gratuita y personalizada, acercando a las compañías a sus clientes, independiente de la distancia física que los separe, favoreciendo así la calidad en el servicio y el conocimiento profundo sobre sus necesidades y preferencias.

--Nuevas opciones laborales. La digitalización ha traído consigo nuevos modelos de trabajo, como el teletrabajo, que posibilitan que las personas cumplan su jornada laboral sin tener que acudir físicamente a la oficina.

--Contacto con proveedores. Los nuevos canales de comunicación e infraestructuras digitales permiten a las pymes acceder a una red de proveedores amplia, ayudándoles a encontrar la opción que mejor se adapte a sus necesidades de negocio.

Este reforzamiento de la presencia digital de las pymes, de la mano de una adaptación transversal del negocio a las actuales características socioeconómicas, ofrece a los empresarios de las zonas más vaciadas la posibilidad de cumplir sus objetivos y llevar a cabo sus aspiraciones profesionales en sus pueblos y ciudades, contribuyendo a un desarrollo de la economía española más equilibrado y sostenible.