Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

España avanza en digitalización, pero sin extraer todo su potencial

  • Transformación digital

digitalizacion-archivos-indra-race

Aunque sigue presentando un mercado de telecomunicaciones maduro y bien desarrollado, España sigue ocupando puestos rezagados en cuanto al uso por parte de empresas de infraestructuras digitales básicas. En lo que más avanzan es en el uso de ERP, robots y comercio electrónico.

A pesar de los avances experimentados en los últimos años, España sigue sin ocupar un lugar relevante entre el grupo de países líderes en cuanto a digitalización, ni a nivel global ni en su contexto europeo. Esto supone que el país no está siendo capaz de capturar todo el valor asociado a ese liderazgo, con el consiguiente coste de oportunidad en términos de crecimiento y de creación de empleo. Esto es especialmente preocupante en un contexto digital que tiende a la concentración, tanto a nivel geográfico como especialmente empresarial.

Pese a todo, según el informe España Nación Digital 2019, de Adigital, España sigue presentando un mercado de telecomunicaciones maduro, innovador y bien desarrollado, con altas tasas de penetración, tanto para servicios fijos como móviles, con un fuerte foco en el despliegue de redes de alta velocidad. Con respecto a la edición previa de este informe, España ha mejorado especialmente en lo relativo a Cobertura de Banda Ancha, Cobertura de Fibra y Velocidades medias. La apuesta por las redes de nueva generación, especialmente fibra, dibuja un escenario relativamente optimista para los próximos años, situándose en una buena posición de partida ante la llegada de la oleada del 5G.

En cuanto al uso por parte de empresas y gobierno de infraestructuras digitales básicas, no se han registrado cambios significativos en el último año. España sigue ocupando puestos rezagados en el primer caso, especialmente en aquellos indicadores que no segregan por tamaño de empresa, y destaca en calidad y adopción de servicios públicos online.

España sigue ocupando un preocupante puesto intermedio-bajo dentro de los países analizados en los indicadores relacionados con capacidades digitales. En lo que respecta a los profesionales TIC y digitales, España sigue ocupando un lugar intermedio en cuanto a especialistas TIC. A pesar de ser uno de los países con un mayor volumen de desarrolladores profesionales en Europa, España es uno de los países en los que los trabajadores tienen un mayor desajuste entre sus capacidades digitales y las necesidades de sus puestos. Desde la perspectiva de la demanda, España es uno de los países europeos en los que menos empresas manifiestan tener problemas para contratar especialistas TIC.

Nuestro país ocupa la posición 12 en cuanto a conectividad de banda ancha en las empresas. Está muy cerca de la conectividad plena y de los países líderes, tanto en grandes como medianas empresas (ambas por encima del 99%). La asignatura pendiente sigue siendo mejorar la conectividad de las pequeñas empresas y de las micropymes, que en el caso de España representan un porcentaje significativo del tejido local.

En lo que respecta a disponibilidad de página web, las empresas españolas han mostrado una buena progresión, elevando su presencia online al 76% actual. No obstante, pese a este avance, España sigue situada en una posición modesta dentro de la muestra (23 de 34), debido en parte a las grandes diferencias existentes en función del tamaño de las empresas: el porcentaje de empresas con presencia online en nuestro país varía del 72% de las pequeñas empresas hasta el 94% de las grandes. Respecto al comercio electrónico, España presenta ya unos niveles de comercio electrónico apreciables, con un 2,69% del PIB, siendo ya el cuarto mercado europeo de comercio electrónico.

Al poner el foco en tecnologías concretas, España se mantiene en cuarta posición en cuanto a porcentaje de empresas que usan algún software de planificación de recursos empresariales (ERP), con un 46% de las empresas. Sobre el uso del cloud computing, España ocupa una posición rezagada, con apenas un 22% de las empresas usando servicios en la nube. La diferencia de adopción en este ámbito en España entre grandes y pequeñas empresas es elevada: un 54,9% de las grandes empresas usan servicios cloud, frente a un 18,5% de las pequeñas empresas.

Aunque se ha avanzado dos puestos en el año, hasta el 15, tan sólo el 10,7% de las empresas españolas están aprovechando el potencial del Big Data. En España, un 30,5% de las grandes empresas utilizan esta tecnología, frente al 8,8% de las pequeñas. Por el contrario, España lidera la clasificación en la muestra de países europeos en cuanto a uso de robots industriales o de servicios, con un 11% de las empresas de 10 o más trabajadores, utilizando robots en el ámbito industrial (8%) o en el de servicios (4%),

En lo que respecta al comercio electrónico, un 20,1% de las empresas españolas reciben pedidos a través de medios electrónicos. Tras haber experimentado uno de los mayores crecimientos desde 2009 (9 puntos porcentuales) ocupa ahora el puesto 18 de 32 países analizados.